BIODIVERSIDAD: EL ORO DEL SIGLO XXI
 

El concepto "Biodiversidad" se ha definido de diferentes maneras, pero en general, el significado de diversos autores llega a la misma conclusión: "Biodiversidad es la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos además los ecosistemas; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas".

Es tan inmensa la diversidad dentro de las mismas especies, que según datos estadísticos, apenas se conocen 750.000 especies de insectos, aunque podrían existir muchos millones. Igualmente se han identificado 200.000 especies de hongos, si bien podrían ser más de un millón; 3.000 de bacterias; 2.000 de algas azules; millón y medio de animales invertebrados; 500.000 de animales vertebrados (20.000 de peces, 5.000 de anfibios, 6.500 de reptiles, 10.000 de aves, 4.000 de mamíferos); y 400.000 de vegetales.

Según la Evaluación de Ecosistemas del Milenio, cuyos primeros resultados se dieron a conocer el 30 de marzo de 2005, a pesar de contar la variabilidad de especies por cientos, miles y millones, La extinción actual de las mismas se produce mil veces más rápido que en cualquier otra época histórica, y amenaza al 30 por ciento de todos los mamíferos, aves y anfibios.

La biodiversidad es vital para la existencia del ser humano

El informe de "Recursos Mundiales 2006" señala que el 44 por ciento del empleo de la población mundial depende directamente del trabajo en los ecosistemas (agricultura, pesca y selvicultura); 1.600 millones de personas dependen de los bosques en algún modo para vivir; y los ingresos económicos ambientales son vitales para los pobres que viven en zonas rurales.

La Amazonia, llamada la última gran selva del planeta, alberga casi el 40% de todos los bosques pluviales que quedan en el mundo y es el hogar de más de la tercera parte de todas las especies naturales del planeta.

Un ecosistema es un complejo dinámico de vegetales, animales, comunidades de microorganismos y su ambiente (agua, aire, luz del sol), que interactúan como una unidad funcional, y sus "servicios" son las funciones que realiza y que contribuyen a la reproducción de la vida, incluyendo la regulación del clima.

"La biodiversidad sostiene a los ecosistemas. La disminución de especies disminuye el rango y la calidad de los servicios de ecosistemas", explicó Janet Ranganathan, directora de Recursos Biológicos del no gubernamental Instituto de Recursos Mundiales, con sede en Washington.

"Los servicios de ecosistemas son el eslabón entre la conservación y el desarrollo humano", apuntó. Entre los servicios de un bosque están, por ejemplo, producir oxígeno, purificar agua, prevenir erosión e inundaciones, capturar dióxido de carbono y brindar hábitat a diversas especies.

Talar por completo un bosque genera ingresos para unos pocos, pero causa pérdida de biodiversidad y de servicios de ecosistema durante muchos años o en forma definitiva, para muchas más personas. "Si comprendemos esto, somos mucho más conscientes de las alternativas y compensaciones involucradas en la conversión de áreas naturales", subrayó Ranganathan.

El planeta en la lista roja

Más de 15 mil 500 especies están en extinción, y otras 60 mil en peligro de extinguirse, según la Lista Roja de la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN son sus siglas en inglés). La pérdida de una especie tras sobrevivir cientos de años es de por sí perturbadora, y su papel en la red de la vida puede ser irremplazable.

"La reducción de la biodiversidad debilita la resistencia de los ecosistemas", pero "para la mayoría de las personas no es obvio el papel crucial de la biodiversidad para la provisión de servicios ecológicos", aseveró David Cooper, del Secretariado de la Convención sobre Diversidad Biológica, con sede en la sudoriental ciudad canadiense de Montreal.

La remoción de humedales ricos en biodiversidad aumenta el riesgo de inundaciones, porque esos ecosistemas actúan como esponjas, además de eliminar contaminantes del agua, incluyendo a los que causan creciente número de zonas costeras muertas. Además, "los valiosos servicios de arrecifes de coral y manglares costeros fueron puestos en evidencia por el tsunami" que devastó las costas del océano Indico a fines del año pasado, señaló.

"La maquinaria viviente de la Tierra tiene tendencia a pasar del cambio gradual a la catástrofe con poco aviso", alertaron los responsables de la Evaluación del Milenio. Es por ello que la conservación de la biodiversidad es prioritaria para conservar la vida en el planeta.