Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología
 

El Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología, aprobado en enero de 2000, es un acuerdo subsidiario al Convenio de Biodiversidad para abordar los riesgos potenciales que plantea el comercio transfronterizo y la dispersión accidental de organismos vivos modificados por medio de la biotecnología moderna. Uno de los objetivos del tratado, es el fomento el uso seguro de los productos transgénicos, tema que despierta una encendida polémica global, liderada por Estados Unidos y Europa.

El Protocolo permite que los gobiernos señalen si están o no dispuestos a aceptar las importaciones de productos agrícolas que incluyan organismos vivos modificados, comunicando su decisión a la comunidad mundial a través de un centro de información sobre seguridad de la biotecnología, mecanismo establecido para facilitar el intercambio de información y de experiencias sobre organismos vivos modificados.

El tratado reconoce la soberanía nacional sobre todos los recursos genéticos y estipula que el acceso a los recursos biológicos valiosos se deberá llevar a cabo en condiciones mutuamente convenidas y sujeto al consentimiento previo fundamentado del país de origen.

Cuando se utilizan un microorganismo, planta o animal para una aplicación comercial, el país del que procede tiene derecho a extraer un beneficio. Estos beneficios pueden incluir dinero en efectivo, muestras de lo que se recoge, la participación o capacitación de investigadores nacionales, la transferencia de equipo y conocimientos especializados en biotecnología y la distribución de todos los beneficios que resultan de la utilización del recurso.

Las negociaciones para un protocolo se llevaron a cabo por primera vez en Jakarta, en noviembre de 1995. La fase final de estas conversaciones se realizó en Cartagena de Indias (Colombia) con la asistencia de más de 175 países, reunión a nivel ministerial, durante la cual los gobiernos presentes firmaron el protocolo.

En junio de 2003 la República de Palau se convirtió en el Estado número 50 en ratificar el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad, lo que permitió su entrada en vigor. La primera reunión de la Conferencia de las Partes que han ratificado el Protocolo tuvo lugar en Kuala Lumpur, Malasia, en febrero de 2004.

Más información y texto completo del protocolo
en la siguiente dirección:
http://www.biodiv.org