ECONOTICIAS
Información semanal de las agencias Prensa Verde, Europa Press, Ania y Tierramérica.
 
 
 
LOS OCÉANOS ABSORBEN LA MITAD DEL DIÓXIDO DE CARBONO
QUE SE EMITE A LA ATMÓSFERA
 
 
 
 
   
 

DENUNCIAN COMPRA DE VOTOS DE PAÍSES POBRES PARA REANUDAR CAZA DE BALLENAS

 

(Greenpeace).- Esta semana se celebra en Sorrento (Italia) la 56ª Reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), y para Greenpeace el futuro de las ballenas se presenta más incierto que nunca. El número de países favorables a la caza de ballenas continúa aumentando de forma constante en el seno de esta organización; la razón es que Japón sigue "reclutando" nuevos miembros a cambio de promesas de ayuda financiera.

"El equilibrio de votos en la CBI es tan delicado que el sentido de un solo voto puede ser definitivo para cambiar el resultado", declaró Sebastián Losada, responsable de la campaña de ballenas de Greenpeace. "Es terrible que una medida de conservación apoyada por cientos de millones de personas en todo el mundo pueda desaparecer por una campaña de compra de votos bien financiada por un gobierno que representa los intereses de una industria insostenible".

La CBI fue establecida en 1946 en respuesta a la sobreexplotación de las ballenas. En 1982 este organismo acordó una moratoria sobre la caza comercial de ballenas como respuesta a su incapacidad para gestionar las poblaciones de ballenas sin provocar su declive. Sin embargo, hay países que quieren que esta moratoria termine. El grupo pro-ballenero en la CBI está encabezado por Japón. Desde la década de los 90 este país ha estado usando la táctica de comprar votos para ganar una mayoría en las votaciones y acabar con la moratoria sobre la caza de ballenas. Este año está empleando la misma táctica.

Además, Costa de Marfil, Mauritania, Surinam y Tuvalu han entrado a formar parte de la CBI este año y se espera que voten a favor de la reanudación de la caza de ballenas. Así lo han afirmado de forma abierta a la prensa
japonesa.

La compra de votos está bien documentada desde hace años. El anterior Primer Ministro de Antigua, Lester Bird, admitía abiertamente la compra de votos: "no me ando con rodeos... si podemos apoyar a Japón y el quid pro quo es que nos darán ayudas... esto es parte del por qué lo hacemos".

"Algunos de los países más pobres del mundo están siendo usados para votar a favor de la caza de ballenas", ha declarado John Frizell, portavoz de Greenpeace Internacional, desde Sorrento. "Se trata de un asunto de dinero y está sucediendo ante nuestros ojos. Es hora de poner freno a esta compra de votos, antes de que sea demasiado tarde".

 
 

LAS ENERGÍAS RENOVABLES RECIBEN SEIS VECES
MENOS AYUDAS QUE LAS CONVENCIONALES

 

(Agencias).- Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), los combustibles fósiles se han llevado el grueso de las ayudas de la UE entre 1995 y 2001. La eólica ha recibido en sus primeros quince años de vida 30 veces menos ayudas que la atómica en idéntico período.

Los detractores de las fuentes de energía renovables suelen acusarlas de ser caras y de existir sólo gracias a las subvenciones que reciben por parte del Estado, porque de otro modo no podrían competir en los mercados con las fuentes de energía fósiles o con la nuclear. Los partidarios de las renovables suelen responder, exagerando la irritación que produce la bofetada recibida, que eso es así porque las fuentes de energía convencionales no trasladan todos sus costes a ese bajo precio del que tanto alardean, y que si lo hiciesen, otro gallo cantaría.

En realidad, ambos tienen razón. Las renovables son caras porque las demás no incluyen en sus precios las emisiones de gases contaminantes que elevan la temperatura del planeta (aunque esto puede cambiar con el Protocolo de Kioto), ni los daños a la salud pública y los consecuentes gastos sanitarios, la acidificación del suelo y su afección a las cosechas, la contaminación acústica, ni otros costes dificilísimos de calcular que la Unión Europea (UE) lleva una década tratando de identificar con éxito relativo por lo colosal de la empresa.

Ahora bien, las energías convencionales también reciben subsidios. Y un reciente informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente se adentra de lleno en el asunto, desvelando que, globalmente, los hasta hace poco 15 países de la UE destinaron entre 1995 y 2001 nada menos que 125.000 millones de euros en subsidiar la generación de energía. En 2001, último año del que se tienen datos comparables, los Quince destinaron 29.200 millones de euros, de los que 13.000 millones fueron a parar al carbón, 8.700 al fuel y al gas natural, 2.200 a la nuclear y 5.300 a las renovables.

Atendiendo a estos números, podemos decir que las renovables reciben seis veces menos subvenciones que las energías convencionales. Pero debemos aclarar que el porcentaje de subsidio que reciben las renovables por unidad energética producida (como el kilovatio) es muchísimo más alto que el recibido por la unidad energética convencional. En 2001 las renovables se llevaron un 17 por ciento de la tarta de las subvenciones y aportaron, sin contar la hidráulica, menos del 8 por ciento de la producción total de energía.

O sea, que es indiscutible que en la actualidad las renovables reciben más ayudas públicas que las convencionales, pero ello no es extraordinario en absoluto, porque la tecnología que utilizan las renovables está en pañales y todas las fuentes de energía han disfrutado del apoyo estatal en las primeras fases de su desarrollo. Sin estas ayudas, la producción energética no resulta rentable, con lo que no se invierte en I+D y la tecnología no puede madurar hasta alcanzar un nivel que le permita bajar sus costes y competir en el mercado. Las ayudas, al principio, son indispensables para el éxito posterior.

Es más, las renovables están recibiendo menos ayudas públicas que las que recibieron las convencionales en sus primeros estadios de desarrollo. El caso de la nuclear es paradigmático: durante los primeros 15 años de existencia de la energía atómica, recibió 30 veces más ayudas que la eólica en sus primeros 15 años, que se están cumpliendo en estos momentos.

Tampoco hay que olvidar, apuntan los defensores de las renovables, que buena parte de las infraestructuras energéticas de las fuentes convencionales que funcionan en la actualidad fueron construidas en una época en que la producción de energía estaba en manos públicas. Actualmente, organismos internacionales como el Banco Mundial destinan alrededor del 95 por ciento de sus 'ayudas al sector energético' exclusivamente a los combustibles fósiles, es decir, a los que emiten gases de efecto invernadero.

Y un apunte para acabar. La Unión Europea había fijado el horizonte de 2010 para que las renovables, las energías más limpias, produjesen el 22% de su electricidad (12% del consumo primario) y ya ha anunciado que no se va a poder cumplir.

 
 

LOS OCÉANOS ABSORBEN LA MITAD DEL DIÓXIDO DE CARBONO QUE SE EMITE A LA ATMÓSFERA

 

(Agencias).- Para evaluar cuánto CO2 se ha incorporado a los mares en los dos últimos siglos, dos programas internacionales de investigación oceanógráfica recogieron a lo largo de la pasada década datos de las concentraciones de carbono en 9.618 puntos del Atlántico, el Índico y el Pacífico. Tras cinco años de análisis de datos recogidos en 95 expediciones, los investigadores calculan que los océanos han absorbido 118.000 millones de toneladas de carbono procedentes de la contaminación de industrias y vehículos, lo que representa un 48% de los 244.000 millones de toneladas emitidos desde el principio del siglo.

La cantidad de CO2 que absorben los océanos era una de las principales incógnitas en las investigaciones sobre el cambio climático.

Despejar la incógnita era 'fundamental para formular una estrategia firme de emisiones de CO2 a escala global', afirma Taro Takahashi, especialista de la Universidad de Columbia (EE.UU). La estrategia global de emisiones de CO2 está fijada actualmente por el protocolo de Kioto, que Estados Unidos no ha firmado con el argumento de que los estudios sobre cambio climático tienen aún demasiadas incógnitas para ser concluyentes. EE.UU. es el país que más CO2 emite del mundo.

El Atlántico Norte, que ha acumulado un 23% de todo el CO2 procedente de la contaminación pese a representar sólo el 15% de la superficie de los mares, es la región con una concentración más alta de carbono en superficie. Al tener una circulación entre aguas superficiales y profundas más activa que otros océanos, también es la región que registra concentraciones elevadas de carbono a mayor profundidad.

Estos resultados permiten concretar por primera vez qué ocurre con el CO2 procedente de las actividades humanas, destacan los autores del trabajo. Estudios anteriores habían demostrado que la cantidad de CO2 que se ha incorporado a la atmósfera es inferior a la cantidad emitida por industrias y vehículos desde 1800. Pero nadie sabía si la cantidad que falta había sido absorbida por los océanos o por los continentes. Los nuevos datos muestran que en los dos últimos siglos los continentes han inyectado CO2 en la atmósfera –incluso sin tener en cuenta industrias y vehículos– y que los océanos lo han absorbido. De no ser por los océanos, calculan los investigadores, la concentración de CO2 en la atmósfera sería un 15% más alta y el cambio climático sería más acusado que en la actualidad.

En la investigación, coordinada desde la Agencia Internacional de los Océanos y la Atmósfera (NOAA) de EE.UU, han participado siete países –entre ellos, España, con un grupo del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)–.

Los investigadores han descubierto que algunas de las especies que forman el plancton –un conjunto de animales y plantas de pequeño tamaño de los que se alimentan otros animales– ya han empezado a ser víctimas de la acumulación de CO2 en los océanos. El fenómeno, advierten, puede alterar los ecosistemas marinos y perjudicar al sector pesquero con la extinción de especies comerciales.

 
 

GREENPEACE PROPONE SUPRIMIR LOS HFC DE LOS APARATOS DE FRÍO POR LA TECNOLOGÍA GREENFREEZE

 

(Ecoestrategia).- Greenpeace ha dado a conocer los resultados de un estudio que demuestra que la Unión Europea está despreciando oportunidades que favorecen simultáneamente a la industria y al medio ambiente, al permitir que se sigan utilizando en los aparatos de frío (frigoríficos y aire acondicionado) gases refrigerantes del tipo HFC, que tienen un alto potencial de cambio climático y provocan un mayor consumo de energía.

Greenpeace ha descubierto que, en la refrigeración doméstica, son mucho más eficientes los sustitutos de los gases fluorados como los HFCs. Uno de los objetivos del estudio era averiguar el tipo de refrigerante utilizado en los electrodomésticos con categoría energética A+ y A++ de los 21 fabricantes que participaban en la iniciativa Energy Plus, apoyada por la Comisión Europea. El estudio ha revelado que sólo 4 de 866 utilizan HFCs, mientras la gran mayoría usa hidrocarburos (la tecnología "Greenfreeze" que Greenpeace lanzó en 1992).

Según Greenpeace, las tecnologías ecológicas tipo "Greenfreeze" tienen un doble beneficio: evitan el uso de HFC y consumen menos energía. Esto es especialmente importante cuando la demanda eléctrica en España alcanza sus máximos históricos precisamente por el uso masivo de aparatos de aire acondicionado ineficientes. Sin embargo, la pasividad de la Administración está permitiendo que los consumidores sean engañados con falsas etiquetas ecológicas en aparatos que llevan HFC.

"Esta es una gran oportunidad, en la que todos ganan, para que la industria fabrique productos ecológicos, y sin embargo, la UE no les apoya con el reglamento que necesitan. Hasta que esto ocurra y obligue a todos los aparatos de frío que se vendan en Europa a no utilizar HFCs, la UE está despreciando al medio ambiente para hacerle el juego a unos pocos fabricantes de sustancias químicas", ha declarado José Luis García Ortega, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace.

Un borrador del reglamento de la UE para restringir los gases fluorados será estudiado por el Consejo europeo a finales de este año. El alto potencial de los gases fluorados para provocar el cambio climático ha sido reconocido a nivel internacional y por eso estos gases están dentro de los regulados por el Protocolo de Kioto. No obstante, la industria química que fabrica HFCs, promueve su uso en frigoríficos y aparatos de aire acondicionado. Como resultado, el reglamento propuesto no incluye planes de abandono progresivo para muchos de los sectores importantes.

El estudio de Greenpeace llega poco después de que las multinacionales Coca-Cola, McDonald's y Unilever hayan demostrado que la transición de equipos refrigerantes comerciales que utilizan HFCs a aquellos que utilizan refrigerantes naturales puede ser mucho más rápida de lo esperado.

"Esta falta de voluntad política para eliminar los HFCs no tiene excusas"- añadió el portavoz de Greenpeace- "Cada día que se siguen fabricando estos gases es un día perdido en la lucha contra el cambio climático."

 
 
GAMESA INSTALARÁ AEROGENERADORES EN JAPÓN

 

(Ecoestrategia).- A finales de este año se formalizará un contrato de suministro de 31 aerogeneradores entre Eurus Energy Japan Corporation (filial de Eurus Energy Holdings Corporation –EEH-) y Gamesa Eólica, para los parques Noheji y Kitanosawa, ubicados en la prefectura nipona de Tohoku. Los aerogeneradores, del modelo G-80 de 2 megawatios (MW), se enviarán a Japón por transporte marítimo desde el puerto de Bilbao en febrero de 2006 y el parque entrará en funcionamiento en noviembre de ese mismo año.

Este acuerdo supone el inicio de la colaboración de Gamesa Eólica con EEH en Japón, el mayor promotor de energía eólica en su país. EEH está participado en un 60% por Tokio Electric Power Company (TEPCO) y en un 40% por Tomen Corporation.

Gamesa Eólica ya llevó a cabo en 2003 la instalación y puesta en marcha en Japón de un aerogenerador G80-2.0 MW para la empresa JF Engineering Corporation en el parque eólico de Kushizaki. Actualmente, la firma española participa en diversos proyecto eólicos en este país, a través de la empresa Toshiba.

Gamesa Eólica es uno de los cinco primeros fabricantes mundiales de aerogeneradores. En España, es el tercer país con mayor potencia eólica instalada, convirtiéndose en líder en el sector de fabricación, venta e instalación de turbinas eólicas, con una cuota de mercado acumulada del 56,4% a finales del 2001.

La empresa cuenta con amplia capacidad propia de diseño y desarrollo tecnológico de aerogeneradores, y con la más extensa capacidad integral de producción que comprende la fabricación de palas, raíces de pala, moldes para la fabricación de palas, multiplicadoras y torres, además de realizar el ensamblaje del aerogenerador contando para ello con 12 centros de producción.

Asimismo, ofrece una amplia gama de producto con potencias comprendidas entre los 660 kW y los 2,0 MW cuyas características fundamentales son su robustez, adaptabilidad y máximo rendimiento frente a distintos tipos de viento y emplazamientos.

La comercialización, instalación y mantenimiento de estos equipos se realiza a escala mundial. Gamesa Eólica cuenta con delegaciones comerciales en Francia, Italia, Grecia, Portugal y Brasil, y con próxima apertura en EEUU y Alemania. Esta red comercial se completa con acuerdos de colaboración con empresas de primer nivel en países como Australia y Japón.

Para más información consultar la siguiente web:

http://www.gamesa.es

 
 

ENDESA DESTINARÁ 1.300 MILLONES DE EUROS EN ENERGÍAS RENOVABLES PARA EL MERCADO ESPAÑOL

 

(Agencias).- la compañía eléctrica Endesa tiene previsto destinar 1.300 millones para que su potencia instalada en energías renovables alcance los 3.400 megawatios (MW) en el mercado español, de tal manera que estas instalaciones pasen a representar alrededor del 15 por ciento del total del parque de producción de la compañía, según consta en su Plan estratégico 2004-2008.

La empresa considera que esto supondrá una "significativa" contribución a la diversificación de su estructura de generación así como al cumplimiento de sus objetivos en materia de preservación del medio ambiente.

En el periodo 2004-2008 tiene previsto construir 2.089 MW en energías renovables, más 29 MW en tecnologías relacionadas, 85 MW en minicentrales hidráulicas, 90 MW en instalaciones de aprovechamientos de residuos sólidos urbanos y 30 MW en cogeneración.

En la actualidad, Endesa cuenta con una potencia instalada en renovables y cogeneración de 2.068 MW en España, el 5 por ciento del total de su parque. En 2003, puso en marcha ocho nuevos parques eólicos, con una potencia total de 184 MW, y adjudicó a Proyectos Eólicos Valencianos tres de las quince zonas del Plan Eólico Valenciano, con una potencia conjunta de 498 MW.

Dentro de su plan para los próximos años, Endesa invertirá 450 millones de euros en la Comunidad Valenciana para construir 18 parques eólicos, que tendrán una potencia cercana a los 500 megavatios. Según un comunicado de la eléctrica, los parques forman parte del programa de energías renovables aprobado el año pasado por la Generalitat Valenciana.

Cuando se terminen todos los proyectos, la Comunidad Valenciana dispondrá de 2.300 megavatios de nueva potencia eólica, frente a los 21 de potencia con los que cuenta en la actualidad. Para la construcción de sus parques, Endesa ha firmado un contrato marco de suministro de aerogeneradores con el grupo industrial Gamesa.

El acuerdo asciende a 300 millones de euros y se enmarca en el convenio suscrito entre las dos compañías cuando Gamesa compró MADE, entonces filial de Endesa dedicada a la fabricación de aerogeneradores. Este convenio contemplaba el suministro de equipos eólicos por una potencia de 1.000 megavatios.

La construcción y desarrollo de los parques se realizará a través de la sociedad Proyectos Eólicos Valencianos, en la que participan Endesa (55 por ciento), Sedesa (25 por ciento) y Bancaja (20 por ciento).