RESUMEN IBEROAMERICANO
 
CAMBIO CLIMÁTICO SERÁ MUCHO PEOR PARA EL SUR
 
 
GOBIERNO ECUATORIANO PROYECTA NEGAR REGISTROS SANITARIOS A FÁRMACOS DURANTE CINCO AÑOS
 
EL REAL JARDÍN BOTÁNICO DE MADRID PONE EN MARCHA UNA NUEVA RUTA CON EL APOYO DE UNIÓN FENOSA
 
PRESIDENTE COLOMBIANO QUIERE TRANSFORMAR
CONFLICTO EN GUERRA ECOLÓGICA
 
   

CAMBIO CLIMÁTICO SERÁ MUCHO PEOR PARA EL SUR

 

Buenos Aires, (IPS).- El pronóstico de la FAO sobre los efectos que tendrá hasta 2080 el cambio climático en la agricultura de América Latina y el Caribe parece extraído del Apocalipsis.
El rendimiento de los cultivos caerá, zonas templadas desaparecerán, subirán los precios de los alimentos y aumentará la cantidad de personas con hambre, resumió a Tierramérica Prabhu Pingali, director de la División de Agricultura y Desarrollo Económico de la FAO (siglas en inglés de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

La FAO desarrolló junto con el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), con sede en Austria, una metodología para predecir el impacto en la agricultura mundial del aumento gradual de la temperatura provocado por la emisión de dióxido de carbono y otros gases causantes de "efecto invernadero" (retención de calor en la atmósfera).

El IIASA es una organización no gubernamental internacional integrada por equipos de investigación en ambiente, tecnología y economía global. Su estudio "Cambio climático y vulnerabilidad agrícola ", de 160 páginas y lanzado en 2002, es una base principal de los pronósticos enunciados por Pingali, todos ellos para 2080.

"El análisis indica que, en promedio, muchos países industrializados van a tener un beneficio sustancial en la producción agrícola potencial", porque grandes áreas boreales de América y Europa, así como de Rusia, pasarán a ser aptas para cultivar cereales, debido al aumento de la temperatura, señaló Pingali.

"En cambio, el mundo en desarrollo va a perder", advirtió. Para América Latina y el Caribe, lo mismo que para Africa y Asia, los cambios esperados en este siglo varían pero son en todos los casos desalentadores.

"El impacto principal se dará por aumento de la temperatura y cambio en los patrones de precipitaciones" (sequías e inundaciones), anticipó el funcionario. "Las áreas templadas de Argentina y Chile van a desaparecer casi por completo", aseguró Pingali.

La producción de cultivos que no requieren irrigación afrontará dificultades, y "en Sudamérica, las tierras que no recibirán las lluvias necesarias pasarán de 170 a 320 millones de hectáreas", calculó Pingali.

En sistemas de producción dependientes de la lluvia, la irrupción más frecuente de fenómenos extremos como la sequía puede afectar "dramáticamente" los rendimientos de cosechas y el número de cabezas de ganado, apuntó.

En América Central y el Caribe, el aumento de las tierras con escasez de lluvias será menor que en el sur, pero nada despreciable: de 75 a 100 millones de hectáreas. En el noreste de Brasil y la Amazonia, como en todas las zonas tropicales y subtropicales, la duración de los periodos de crecimiento de los cultivos será "mucho más corta" por efecto del recalentamiento global, insistió el funcionario de la FAO. En el noreste de Argentina y en Uruguay, las precipitaciones variarán mucho de año a año, y eso determinará que los resultados agrícolas sean muy poco predecibles, añadió.

Según la IIASA y la FAO, las tierras áridas del noreste brasileño se volverán aún más secas y menos aptas para cultivar cereales.

El climatólogo argentino Osvaldo Canziani, miembro del Panel
Intergubernamental sobre Cambio Climático (cuyas siglas en inglés son IPCC), señaló a Tierramérica que algunos de los cambios previstos comienzan a observarse en la región agrícola más productiva de Argentina.

Canziani realizó un estudio sobre las precipitaciones en los últimos 200 años en la región pampeana, centro del país y la zona más fértil para la agricultura y la ganadería.

Esa investigación mostró que antiguamente allí las grandes tormentas, con precipitaciones de más de 100 milímetros de agua, se producían cada tres años. Hoy la proporción es inversa: cada año se registran tres tormentas de gran magnitud.

El trigo y el maíz se verán fuertemente afectados por el aumento del calor y es probable que desaparezcan "de áreas cada vez más extensas de Brasil y Paraguay", dijo Pingali. También se teme una drástica reducción de las cosechas de maíz y azúcar en América Central y el Caribe, por disminución de las lluvias.

En los estados del Caribe, la inseguridad alimentaria se verá exacerbada debido a la pérdida de tierras cultivadas y de las áreas de cría de peces por inundación y erosión de tierras costeras, provocada a su vez por el pronosticado aumento en la frecuencia de fenómenos extremos como ciclones tropicales.
Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en el periodo 1970-2001 los desastres naturales dejaron en América Latina un saldo de 246 mil 569 víctimas mortales y 144,9 millones de personas afectadas, con un daño económico valorado en 68 mil 600 millones de dólares.

Pero por sobre todas las cosas, el cambio climático que afecte la agricultura tendrá un efecto directo sobre los seres humanos. Pingali pronosticó que "va a aumentar el número de personas en riesgo de hambre", y que "el impacto en la seguridad alimentaria será mayor en países con bajo crecimiento económico potencial, que tienen altos niveles de desnutrición".
En América Latina y el Caribe hay actualmente 53 millones de personas desnutridas según la FAO. Cerca de 30 por ciento de ellas están en Centro América y el Caribe, y otro 30 por ciento en Brasil.

Los precios de los alimentos aumentarán en algunas áreas, y es probable que los productores de subsistencia queden en una situación más frágil, debido a la caída de su productividad y al peligro de pérdidas en la diversidad genética de sus cultivos, indicó Pingali.

"Las pérdidas de producción esperadas por el cambio climático pueden aumentar drásticamente el número de desnutridos, dificultando severamente los progresos en la lucha contra la pobreza y la inseguridad alimentaria", vaticinó el director de la División de Agricultura y Desarrollo Económico de la FAO.

 
 

PRIMERA RUEDA DE NEGOCIOS DE PRODUCTOS ORGANICOS

 

Bogotá, (Prensa Verde).- La semana anterior se realizó en la capital colombiana la Primera Rueda de Negocios de Productos Orgánicos, donde se reunieron cerca de 30 empresas verdes con reconocidos compradores de almacenes de cadena. El fin de esta reunión fue motivar a los comerciantes para abrirse a esta clase de productos e iniciar un proceso de posicionamiento en el mercado colombiano.

El proyecto está siendo apoyado por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, a través del Grupo de Mercados Verdes de Colombia; y la Cámara de Comercio de Bogotá, con su Departamento de Promoción del Comercio.

Entre los productos que harán parte de este proceso de negociación y que provienen de 11 regiones del país están: el arazá, cocona, piña amazónica, carambolo, dulces de frutas amazónicas, ají deshidratado, chontaduro, huevos, chocolate en bola, arequipe de café, salsas y condimentos.

Además de mermeladas, encurtidos y frutas como mango, pithaya, achura, mora, guayaba, banano y piña, así mismo, cacao, panela, arracacha, plátano, tomate, yuca, maíz, fríjol, quesos, leche, miel, polen, propóleos, cosméticos y productos de uso personal como aceites esenciales y sus derivados, repelentes naturales, insecticidas y limpiadores.

Productos orgánicos

Los orgánicos son los productos provenientes de la agricultura orgánica y del uso de insumos naturales, no contienen químicos o preservativos artificiales y su consumo protege la salud humana y contribuye a la conservación y el manejo sostenible del medio ambiente.

De acuerdo con las entidades ambientales, los métodos utilizados en la producción de estos productos ecológicos previenen la erosión y la contaminación de los suelos, ayudan a la recuperación, la fertilidad y el cuidado de los mismos y mantiene la calidad de las aguas.

En Colombia, los orgánicos provienen del trabajo de pequeños productores de diferentes regiones del país, cuya actividad está mejorando el nivel de vida de los pobladores de las zonas rurales de Colombia.

Esta Primera Rueda de Negocios de Productos Orgánicos busca apoyar la producción de pequeños productores ecológicos del país y aumentar la oferta de estos productos en los principales centros de comercialización, como respuesta al interés creciente por parte de los consumidores hacia productos más sanos.

Este proyecto cuenta con la cooperación del Programa Nacional de Agricultura Ecológica liderado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, en el que participan el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, la Cámara de Comercio de Bogotá, Proexport, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), el Instituto Alexander Von Humboldt, la Embajada de Holanda, las Corporaciones Autónomas Regionales, y otras instituciones que a nivel nacional y regional están contribuyendo con el fortalecimiento de este sector en el país.

A la fecha, el Grupo de Mercados Verdes del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial y la Cámara de Comercio de Bogotá se encuentran apoyando a 38 empresas en su proceso de certificación, y beneficiando a 1.623 asociados, incluyendo a un grupo de 100 familias desplazadas.

 
 

GOBIERNO ECUATORIANO PROYECTA NEGAR REGISTROS SANITARIOS A FÁRMACOS DURANTE CINCO AÑOS.

 

Quito, (Prensa Verde).- Las industrias latinoamericanas y ecuatorianas de fármacos y agroquímicos exteriorizaron su preocupación por la posible emisión de un decreto del Ejecutivo, mediante el cual se negará durante cinco años la entrega de registros sanitarios a los productos farmacéuticos, y por diez, a los agroquímicos.

La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Nacionales y Latinoamericanos (ALAFAR), advierte que la medida podría elevar los precios de las medicinas hasta en un 90%. "La eliminación de competidores se traduce en incremento de precios", dice el gremio.

"Esto significa ni más ni menos que desaparecerán del mercado un 50% de los productos farmacéuticos de manufactura ecuatoriana –que son en su mayoría genéricos-, y que el precios de las medicinas se incrementará entre el 40 y el 90%", alertó la directora de La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Nacionales y Latinoamericanos (ALAFAR), Juana Ramos, al referirse al tema.

Según trascendió, le medida a adoptarse es parte de un paquete de pedidos hechos por los Estados Unidos para la suscripción del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los países andinos y Washington.

Otro gremio farmacéutico internacional con sede en Quito, la Asociación de Industriales de Investigación e Importadores Farmacéuticos (ASOPROFAR), que representa a varios laboratorios transnacionales, manifestó por el contrario que "el decreto no afectará al mercado de genéricos local, pues tan solo el 0,28% de productos cuenta con patentes de procedimientos y principios activos"

Un funcionario ecuatoriano del equipo negociador del TLC dijo que "aun no se ha discutido el texto del documento del Ejecutivo, pues se está a la espera de un pronunciamiento del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (Iepi).

Patentes: otro tema candente

Al realizar un análisis sobre el TLC y sus impactos en Ecuador, Juana Ramos aludió a los mecanismos de abuso del Derecho de Propiedad Intelectual, y subrayó que "la gran industria multinacional de fármacos aplica prácticas intimidatorias en varios ámbitos, como en el caso de las llamadas patentes de procedimiento".

"Acuden a los productores locales, alegan que se está infringiendo una determinada patente, y exigen que se demuestren los procedimientos de producción. Ante esta presión, tanto los fabricantes como los comercializadores optan más bien por no sacar al mercado el producto. Pero el problema en el caso del Ecuador es que se carece de una Ley de Defensa de la Competencia", explicó Ramos.

La ejecutiva de ALAFAR advirtió que "los Estados Unidos se empeñan en que se apliquen sus normas y que el mundo adopte su sistema de Propiedad Intelectual".

Son varias las exigencias estadounidenses en el nuevo escenario internacional recordó Juana Ramos, al comentar que "Washington busca entre otras cosas, eliminar las exclusiones a la patentabilidad, prolongar el plazo de vigencia de las patentes por demoras en el otorgamiento de los registros sanitarios, proteger con derecho de exclusividad la información no divulgada y, finalmente, vincular el tema de las patentes con el registro sanitario".

Señaló que lo anterior tiene implicaciones en el sector salud, pues se elimina o retrasa el aparecimiento de segundos competidores en el mercado, todo lo cual se traduce en un incremento de los precios. "Son muchas las evidencias de que el consumo de medicinas está relacionado con su precio. Y el único regulador del precio es la competencia", concluyó Ramos.

 
 

EL REAL JARDÍN BOTÁNICO DE MADRID PONE EN MARCHA UNA NUEVA RUTA CON EL APOYO DE UNIÓN FENOSA

 

Madrid, (Ecoestrategia).- El Real Jardín Botánico de Madrid, dentro de su programa de divulgación didáctica, ha puesto en marcha un nuevo itinerario autoguiado que comprende un recorrido por 12 especies del Jardín Botánico que han adaptado su naturaleza a las circunstancias que les rodean, para poder sobrevivir.

Este nuevo recorrido autoguiado, que se realiza en colaboración con la empresa eléctrica Unión FENOSA, incluye especies que han tenido que luchar contra la falta de agua almacenándola en sí mismas; o que luchan contra el exceso de líquido, o contra la falta de nutrientes. Estas plantas han buscado la fórmula de atraer animales que las polinicen, como el romero; o incluso, repeler alguna agresión de los mismos con sus armas defensivas, como hace el naranjo trébol con sus espinas.

Una de las estrellas del recorrido es la Mimosa sensitiva, una de las pocas plantas que reaccionan al contacto con un posible predador, plegando sus hojas sobre sí misma. También destaca la jara pringosa, una especie capaz de colonizar una zona tras haber sido quemada.

Este nuevo itinerario, que invita al visitante del Jardín a conocer sus plantas a través de un recorrido alternativo, tiene una duración de una hora y el folleto explicativo se entrega en la taquilla de la entrada.

Este recorrido también se puede realizar previamente a través de Internet, mediante un paseo virtual por las diferentes paradas del recorrido de Adaptaciones, con imágenes y la posibilidad de descargar el folleto a través de Internet.

Recorrido autoguiado

 

PRESIDENTE COLOMBIANO QUIERE tRANSFORMAR CONFLICTO EN GUERRA ECOLÓGICA

 

(Evandro Bonfim, periodista de Adital).- Si en el plano de la confrontación armada con las organizaciones guerrilleras el Plan Colombia no ha sido exitoso en desestructurar lo que consideran ser el narcoterrorismo, al menos en lo concerniente a la disminución de la producción de insumos para la droga, los gobiernos de Colombia y de Estados Unidos pueden celebrar.

De acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC), el área plantada con hojas de coca llegó a los niveles más bajos de los últimos 14 años en los principales países productores de los Andes: Bolivia, Colombia y Perú.

Según Cristina Albertín, directora para América Latina y el Caribe del UNODC, existen actualmente 153.800 hectáreas plantadas con coca en estos países, 20% menos del área registrada hace cinco años. La reducción más impresionante está siendo contabilizada en Colombia, que presenta declinación en la siembra de coca por tres años consecutivos, totalizando un 47% de hectáreas exterminadas de los cultivos de coca desde 2000. Solamente de 2002 al 2003, año al cual los datos del informe se refieren, la disminución alcanzó el 16%.

Estos números son alcanzados principalmente mediante el uso intensivo de fumigaciones con el herbicida glifosato, motivo de protesta de países vecinos por las zonas pulverizadas como Ecuador, que temen los efectos todavía no investigados del tóxico, que encuentra resistencia solamente de la soja transgénica, proyectada especialmente para este herbicida-plaguicida por la transnacional Monsanto.

La agencia de la ONU destaca, sin embargo, otra medida preferible que, según ésta, viene siendo eficaz y más adoptada en Perú y en Bolivia, pero aún poco aplicado en Colombia, que prefiere fumigar campos y campesinos. “Nosotros necesitamos convencer a los plantadores de coca (y no solamente forzarlos) a abandonar la actividad ilícita comprometiéndolos en alternativas sustentables de obtención de medios de vida”, aseguran funcionarios de Naciones Unidas.

Sin embargo, lo que la ONU llama “actividad ilícita” se trata de cultivo alimentario y medicinal de las poblaciones andinas desde hace cientos de años. También existen denuncias de que las substituciones del cultivo de coca se han mostrado desventajosas para los agricultores, pues no existe el mínimo seguimiento ni incentivo para la salida de productos muchas veces inadecuados al ambiente andino, como la naranja.

Guerra ecológica

El más nuevo argumento del presidente colombiano Álvaro Uribe para conseguir apoyo internacional para combatir a las organizaciones guerrilleras que actúan en Colombia, que no reciben el reconocimiento oficial de oposición, es el de que los actores armados con supuestos vínculos con el narcotráfico son antiecológicos. “Si no frenamos el narcotráfico, la droga puede destruir la cuenca amazónica en una o dos generaciones”, afirmó el mandatario colombiano durante la apertura de la 1ª Rueda de Negocios Brasil-Colombia, en presencia del presidente brasilero, Lula da Silva.

Uribe, que pretende aprobar una ley permitiendo su reelección, dijo al periódico brasilero Folha de São Paulo, que las relaciones del país que dirige con Brasil deben estrecharse tanto en el ámbito de los negocios entre el Mercosur y la Comunidad Andina, como en las cuestiones que involucren la frontera amazónica, como el ejemplo del compartir de datos del Sistema de Vigilancia de la Amazonía y la adopción por el gobierno brasilero autorizando el descenso inmediato de aeronaves sospechosas de narcotráfico.

Además, en la entrevista, Uribe negó que acciones tomadas por su gobierno, como el Estatuto Antiterrorista, implique más violaciones de los derechos humanos por parte del Estado, aunque las organizaciones colombianas e internacionales que actúan en este sector en el país, adviertan y provean evidencias en contrario. El mandatario colombiano se muestra confiado en que Estados Unidos renueve el convenio de apoyo financiero y técnico al Plan Colombia, que está por terminar pronto, para que la resolución del problema “no quede a mitad de camino”.

”La verdad es que, cada vez que Colombia da un paso contra el terrorismo, ha surgido mucha crítica. Cuando los gobiernos anteriores eran criticados por enfrentar al terrorismo, ellos detenían su acción. La diferencia es que, en este gobierno, existe la decisión total de avanzar contra el terrorismo aunque existan críticas injustas internacionales”, declaró Uribe al diario brasileño.