RESUMEN IBEROAMERICANO

 
 
 
 
 
 
SEMANAS ANTERIORES
 
   
 

MÉXICO: ACUSAN A MONSANTO DE APROVECHARSE DE LA “CRISIS DE LA TORTILLA”

 

Ciudad de México, 22/1/2007, (Ecoestrategia).- En el marco de la crisis de la tortilla, la transnacional Monsanto quiere llevar agua a su molino, promoviendo sus maíces transgénicos como “soluciones” y aprovechando la complicidad de algunos funcionarios, denunció Greenpeace en México.

Los ecologistas consideran que a la errónea decisión de incrementar las importaciones de maíz procedentes de Estados Unidos, ahora se suma el hecho de que Alberto Cárdenas, secretario de Agricultura y promotor de transgénicos, ha comenzado a hacer afirmaciones sin sustento científico para impulsar la siembra de los maíces transgénicos en México. Y al lado del funcionario, Monsanto aprovecha la actual crisis en el precio de la tortilla para nuevamente presionar para que se aprueben sus solicitudes para sembrar maíz transgénicos en México, centro de origen y diversidad de dicho grano.

“Los beneficios que promete Monsanto son falsos, los ha venido repitiendo desde hace 20 años para imponer su tecnología patentada en nuestro país. Pero lo más grave es que el secretario Alberto Cárdenas los repita y se comporte como agente de ventas de esa empresa”, aseguró Areli Carreón, de la campaña de transgénicos de Greenpeace México.

Greenpeace niega que las semillas transgénicas son la solución de fondo para aumentar rendimientos y abastecer el mercado nacional de maíz, puesto que la producción de maíz en México no es insuficiente, a pesar de las políticas públicas de los últimos sexenios, que han sumido al campo en una crisis. En 2006 México produjo 22 millones de toneladas de maíz blanco, de las que por lo menos 2 millones eran excedentes. La actual crisis de los precios es especulativa pues no se debe a falta de producción.

Un reporte de 2006 del propio Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) reconoció que los rendimientos de los transgénicos no son mayores a los de las variedades híbridas convencionales, en tanto que diversos estudios demuestran que los transgénicos presentan rendimientos más bajos que las variedades convencionales de maíz bajo condiciones de sequía, al tiempo que incrementan el uso de agrotóxicos.

Asimismo, la organización ecologista desmiente que para producir más en la misma superficie se requieren semillas transgénicas, ya que para producir más se requiere inversión en la infraestructura de riego, el uso de variedades de maíz adaptadas a las distintas condiciones de suelo y clima y un programa de apoyo técnico y financiero a los productores, el problema no son las semillas. Las semillas transgénicas requieren condiciones de producción que no se dan en la mayor parte del territorio nacional, como son la siembra en grandes superficies planas e irrigadas de monocultivo, con alta tecnificación y capacidad de inversión en un paquete tecnológico.

En cuanto a la falacia de que se requieren semillas transgénicas que resistan plagas y cambios climáticos, Greenpeace responde que en el mundo sólo existen tres tipos de transgénicos a escala comercial: los que producen insecticida Bt para insectos lepidópteros y el gusano de raíz; los que toleran mayores cantidades de herbicida y los que presentan ambas modificaciones. Los transgénicos no son semillas mágicas: no controlan todas las plagas y de hecho, ni siquiera son viables bajo las condiciones de producción características de México.

De acuerdo con el estudio Maíz y Biodiversidad, ninguno de los transgénicos existentes resuelve los problemas del campo mexicano ni “responden a las necesidades más urgentes de los campesinos mexicanos”. No existe un sólo transgénico comercial que resista a la sequía o que responda a los cambios climáticos. Las semillas mejor adaptadas para tolerar sequías, cambios del clima y estrés ambiental son precisamente las variedades nativas de maíz, del que México es centro de origen y biodiversidad, de ahí la urgencia de proteger esta riqueza genética libre de riesgos y libre de patentes corporativas.

De acuerdo con el investigador Antonio Turrent, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), en los próximos 20 años con una correcta política agrícola de inversión en el campo, México tiene potencial para producir hasta 40 millones de toneladas anuales sin utilizar transgénicos, ni poner en riesgo las variedades locales y garantizando la soberanía alimentaria.

“Los transgénicos son rechazados en México porque se desconocen qué efectos nocivos pueden tener en la salud de los consumidores y en el medio ambiente, porque su uso pone en inminente riesgo de contaminación a las variedades mexicanas; porque asegura la dependencia alimentaria de nuestro país hacia corporaciones extranjeras como Monsanto, ADM y Cargill y porque significa un mayor empobrecimiento de los campesinos mexicanos. Antes que promover los negocios de estas transnacionales, el secretario Cárdenas debe proteger los intereses y el patrimonio de los mexicanos”, concluyó Carreón.


 

COLOMBIA AMPLÍA PROTECCIÓN DE LAS TORTUGAS MARINAS

 

Bogotá, 22/1/2007, (Ecoestrategia).- Como fruto del esfuerzo comunitario y estatal, aproximadamente 250 tortugas caná y carey que anualmente arriban a La Playona y el Playón de Acandí, en la costa colombiana, contarán con un área protegida en su zona de anidación

Más del 75% de las playas de anidamiento de tortugas marinas en Colombia se encuentran fuera del Sistema de Parques Nacionales Naturales (PNN) u otras áreas protegidas.

Las playas Playón de Acandí y La Playona, en el municipio de Acandí (Ecorregión del Chocó) soportan la población más alta para el Caribe colombiano de tortuga caná, baula, galápago o laúd (Dermochelys coriacea) –la tortuga más grande del mundo– y son los lugares más aptos para su anidación, como también lo son para la tortuga carey (Eretmochelys imbricata), de allí que para preservarlas y reducir sus amenazas, actualmente se adelanta el proceso de declaratoria de estas áreas bajo una figura de protección nacional.


 

BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO PROMUEVE MERCADOS DE ENERGÍA LIMPIA

 

Washington, 22/1/2007, (Agencias).- El Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció la aprobación de un nuevo conglomerado (cluster) de actividades para promover mercados de energía limpia en la región, iniciativa que ayudará a pequeñas empresas a acceder a oportunidades en ese sector de la economía, mejorando a la vez su competitividad.

“En América Latina y el Caribe la eficiencia energética y las energías renovables ofrecen un gran potencial para reducir los efectos negativos de los altos costos energéticos”, afirmó el jefe de equipo del FOMIN, Daniel Shepherd.

“El nuevo conglomerado del FOMIN promoverá nuevos instrumentos y servicios financieros en el mercado de energías limpias y ayudará a generar los conocimientos que necesitan las pequeñas empresas para servir a este mercado”, añadió Shepherd. “Estos proyectos compartirán los mismos temas técnicos y objetivos de desarrollo para generar economías de escala y estimularán la difusión de las mejores prácticas. También buscarán ser innovadores, combinando modelos ya existentes con enfoques más novedosos para producir un efecto catalítico en la región”.

Los programas del BID para promover oportunidades en energías renovables y eficiencia energética desempeñan un creciente papel en América Central en el contexto del Plan Puebla Panamá (PPP) y en conexión con la Iniciativa para la Integración de Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA).

Los participantes en las redes del clúster incluirán a gobiernos, organizaciones del sector privado y de la sociedad civil y universidades de los países donantes del FOMIN.

El nuevo clúster ha aprobado ya dos financiamientos para proyectos de apoyo a oportunidades de mercado de energías limpias. Una donación de 975.000 dólares a Fundación Chile y otra donación de 600.000 dólares a Instituto Ecológica para trabajar en áreas rurales de Tocantins, Brasil.

El proyecto de la Fundación Chile impulsará el uso de energías renovables y de eficiencia energética facilitando el acceso a incentivos económicos basados en el mercado que apoyen el uso de tecnologías con baja emisión de carbono. Aumentará las oportunidades de mercado para pequeñas y medianas empresas y mejorará su competitividad.

Esta iniciativa apunta también a compañías de servicios energéticos, en su mayoría pequeñas y medianas empresas, que se beneficiarán con la apertura de un mercado viable con potencial de crecer significativamente en los próximos años, debido al creciente interés de clientes privados y públicos en reducir sus costos de energía.

Por su parte, el proyecto del Instituto Ecológica contribuirá al desarrollo socioeconómico de zonas rurales en el norte de Brasil. Implementará un modelo integrado para la producción y comercialización de un biocombustible alternativo y otros subproductos de las áreas rurales de Tocantins.

Cerca de 160 familias productoras en los dos asentamientos comprendidos en el proyecto y productores de comunidades vecinas se beneficiarán de capacitación y de acceso a las miniplantas procesadoras, así como otros productores de zonas cercanas que utilizan alimento para animales derivado de la batata para aumentar la producción pecuaria y lechera. En la mayoría de los asentamientos pobres recientemente colonizados en Tocantins, la producción de batata ofrece una fuente alternativa de subsistencia debido a las condiciones climáticas y agroecológicas y a los bajos costos de capital.

 


 

PROYECTO MEDIOAMBIENTAL CUBANO GANÓ PREMIO DE LA ONU

 

La Habana, 22/1/2007, (Agencias).- Un proyecto medioambiental cubano destinado a reducir la contaminación en un asentamiento poblacional de Guantánamo, ganó el Premio Anual del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), según informó la agencia de noticias Prensa Latina.

El Centro Ecológico Procesador de Residuos Sólidos Urbanos (CEPRU) 5 de Junio, del Consejo Popular de Sur-Isleta, mereció el galardón de dicha entidad de la ONU, en atención a la efectividad de esa iniciativa local, según publicó el semanario local Venceremos.

Ese programa convirtió un simple basurero en un jardín donde se producen abonos orgánicos y obtienen vegetales, hortalizas y granos contemplados en 22 de los 28 subprogramas de la agricultura urbana, aseguró la publicación.

Un sitio web de la entidad internacional consigna que el PPD inició sus acciones a raíz de la Cumbre del Desarrollo Sustentable de Río de Janeiro en 1992. Esa institución busca probar que pequeñas iniciativas comunitarias para atender problemas ambientales locales, pueden tener impacto beneficioso en los problemas ambientales globales.

El CEPRU de la ciudad de Guantánamo, a 910 kilómetros al este de La Habana, es una experiencia productiva, higiénica y ambiental, nacida en el año 2000 por iniciativa de su directora Irania Martínez. Entre sus logros están, además, la reducción de la quema incontrolada de desechos citadinos, de la proliferación de plagas y vectores perniciosos para la salud humana, así como que devino en una fuente de empleo para cientos de moradores de la comunidad.

La experiencia propició también la recuperación de especies forestales y materias primas, la protección y la rehabilitación de ecosistemas degradados. Al mismo tiempo que contribuye a fomentar, desde edades tempranas, la necesaria cultura medioambiental de los pobladores locales, con la creación de círculos de interés orientados a estos temas.

 


 

BRASIL: PAVIMENTAN LAS VÍAS PÚBLICAS CON ESCOMBROS RECICLADOS
 

Sao Paulo, 23/1/2007, (Tierramérica).- El prefecto de la ciudad brasileña de Sao Paulo, Gilberto Kassab, firmó en el último mes un decreto que vuelve obligatorio el uso de escombros reciclados en las obras y servicios de pavimentación de vías públicas.

En Sao Paulo se producen 17 mil toneladas diarias de basura. Los tres vertederos contratados por la Prefectura reciben unas 3,8 toneladas de escombros llevadas por empresas registradas oficialmente en el Departamento de Limpieza Urbana (Limpurb) y por la propia Prefectura.

"Es una medida extremadamente positiva que el sector esperaba desde hacía mucho tiempo y que con certeza estimulará el consumo de ese tipo de agregado reciclado", dijo a Tierramérica André Aranha Campos, consejero del Sindicato de la Industria de la Construcción Civil de Sao Paulo.

Se calcula que en Brasil esos escombros representan entre 41 y 70 por ciento de los residuos sólidos urbanos.

 


 

PESCA DE ANCHOAS AMENAZA A PINGÜINOS Y BALLENAS EN EL ATLÁNTICO SUR

 

Buenos Aires, 23/1/2007, (Tierramérica).- Unos creen que fue un mensaje exagerado, otros que sirvió para prevenir problemas futuros. Así de dispares fueron en Argentina las reacciones en torno a un informe que alertó sobre el impacto de la pesca de anchoítas en el ecosistema marino de la Patagonia.

En un artículo publicado el 5 de este mes en la revista Science, científicos de la argentina Fundación Patagonia Natural y de la estadounidense Universidad de Washington, advirtieron que la pesca de anchoíta (Engraulis anchoita) en el Atlántico Sur amenaza especies endémicas de la región que sostienen el ecoturismo.

Decenas de miles de visitantes de Argentina y del exterior llegan cada año a las costas de las provincias patagónicas de Chubut y Santa Cruz, atraídos por la posibilidad de avistar ballenas, recorrer reservas de pingüinos, lobos y elefantes marinos, y apreciar albatros, cormoranes o gaviotas.

El artículo advirtió que ese paraíso puede alterarse si se avanza en la pesca de la anchoíta, que representa 50 por ciento de la dieta del pingüino de Magallanes (Spheniscus magellanicus) y es también alimento de merluzas, cormoranes, golondrinas, delfines, leones marinos y otras decenas de especies de la región.

El alerta "propone una perspectiva integrada del uso del mar, que contemple la interacción entre todas las especies", dijo a Tierramérica el biólogo Claudio Campagna, investigador del Centro Nacional Patagónico y experto en mamíferos marinos.

Campagna consideró que "las pesquerías mundiales rara vez son sostenibles, y su impacto sobre otras actividades e intereses que dependen de los mismos recursos no se tiene en cuenta a la hora de estimar los beneficios de la pesca".

"Lo deseable sería modelar científicamente el funcionamiento del sistema a fin de poder entender qué efectos tendría la extracción de especies críticas en procesos que involucran a fauna carismática (endémica) de la costa patagónica", añadió.

Pero Ernesto Godelman, presidente del no gubernamental Centro para la Defensa de la Pesca Nacional (Cedepesca), discrepa con tanta precaución.

"Está bien generar conciencia sobre el cuidado del ambiente marino, pero aquí hay algo de sobreactuación preventiva. La información disponible no coincide con lo publicado en Science y mucho menos con el tremendismo de las repercusiones posteriores", declaró a Tierramérica.

Por ahora "no se ven indicios de que la explotación actual o planeada de anchoíta patagónica ponga en peligro la sustentabilidad en sentido amplio, es decir incluyendo interacciones tróficas", remarcó.

Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep), hasta ahora "la explotación comercial de anchoíta patagónica no alcanzó grandes magnitudes, promediando unas dos mil toneladas anuales desde los años 60".

El volumen de captura dista del tolerado por el Inidep, para el cual la población de la especie que vive entre el sur de Brasil y el sur de la provincia de Buenos Aires (anchoíta bonaerense) el máximo permitido es de 120 mil toneladas anuales, y para la patagónica unas 60 mil toneladas.

"En Inidep somos muy precavidos, y sostenemos que el problema no es tan dramático", declaró a Tierramérica un científico de esa entidad que participó de las investigaciones pero prefirió el anonimato.