RESUMEN IBEROAMERICANO
 
GALÁPAGOS: LAS ISLAS ENCANTADAS, ¿UN BOTÍN POLÍTICO?
 
 
 
 
 
 
   

GALÁPAGOS: LAS ISLAS ENCANTADAS, ¿UN BOTÍN POLÍTICO?

La conservación del archipiélago ecuatoriano de Galápagos peligra por la corrupción y la inestabilidad en las instituciones encargadas de su manejo, señalan críticos.

Quito, 10/11/2004, (Tierramérica).- Las islas Galápagos ecuatorianas, paraíso del océano Pacífico y patrimonio de la humanidad, han sido víctimas los dos últimos años de vaivenes políticos que ponen en peligro su equilibrio ambiental y notable biodiversidad.

En los últimos 20 meses se sucedieron ocho personas en la dirección del Parque Nacional Galápagos (PNG), ubicado en Puerto Baquerizo, en la isla San Cristóbal, entre cuyas tareas está controlar el manejo de recursos naturales, incluyendo la Reserva Marina del archipiélago. Esa inestabilidad fue acompañada este año por dos huelgas de pescadores artesanales y una de guardaparques.

"Hay un manejo político en las islas y no se toman decisiones técnicas. Esto es como un volcán a punto de hacer erupción", dijo a Tierramérica la presidenta de la Asociación Nacional de Empresas Turísticas en Galápagos, Rosario Mejía.

En febrero y mayo hicieron huelgas los 970 pescadores artesanales de las islas, reunidos en cuatro cooperativas. Se tomaron oficinas públicas y sitios turísticos, y amenazaron con quemarlos si el gobierno no atendía sus demandas: liberar la extracción de pepinos de mar (Holoturia sanctorii) y derogar el reglamento que rige su actividad. El pepino de mar recicla nutrientes y oxigena el fondo marino; es una especie en riesgo de extinción y muy apetecida en Asia, donde se le considera afrodisíaca.

Los pescadores artesanales suelen capturar pepinos de mar en épocas de veda o extraer ejemplares muy pequeños. También depredan a los tiburones, que mantienen el equilibrio ecológico marino, para vender sus aletas, muy apreciadas como alimento y a las que se atribuyen también propiedades afrodisíacas.

En 2003, el PNG incautó cinco mil 343 aletas de tiburón y 23 mil 846 pepinos de mar, producto de capturas ilegales. Un kilogramo de aletas de tiburón cuesta 220 dólares y una de pepino de mar, de 55 a 110 dólares en el mercado local, y unos 330 dólares fuera del país.

Según el Comité Ecuatoriano para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente, que agrupa a decenas de entidades ambientalistas locales, el gobierno ha dado en los hechos vía libre para la pesca de pepino de mar.

La tercera huelga de este año, en septiembre del 2004, fue organizada por 300 guardaparques y duró 17 días, para protestar por el constante cambio de autoridades del PNG, el nombramiento como director de ese parque de Fausto Cepeda, asesor y abogado de los pescadores artesanales, la falta de recursos y la inestabilidad laboral.

En las "islas encantadas" hay 900 mil especies, y 74 de ellas están en peligro de extinción. Entre ellas están las tortugas gigantes llamadas Galápagos porque solo se encuentran allí (Geochelone elephantopus o Geochelone nigra).

En 1535 había 500 mil, en 1900 eran 250 mil, y actualmente quedan unas 15 mil, según la filial ecuatoriana del Fondo Mundial para la Naturaleza.

La Reserva Marina de Galápagos, de 133 mil kilómetros cuadrados y creada en 1998, es hábitat de 19 especies de aves marinas, 13 de aves costeras residentes, 30 de aves migratorias, 20 mil lobos marinos de dos especies, y especies endémicas como la iguana marina (Cyclura cornuta), el cormorán no volador (Nannopterium harrisi), el pingüino (Spheniscus mendiculos), y el albatros (Phoebastria irrorata). También es el refugio de otras especies amenazadas como diversas ballenas y tortugas verdes del Pacifico (Chelonia agassizi).

Debido a la inestabilidad de las autoridades, "no se han tomado en cuenta las políticas de conservación ni el crecimiento de la población. Hay mucho desconocimiento y no se respetan los procedimientos", dijo a Tierramérica la activista Elizabeth Bravo, de la organización no gubernamental Acción Ecológica.

Galápagos tiene 20 mil habitantes y es la provincia más pequeña del Ecuador. Su administración descentralizada retiene 95 por ciento de los recursos que genera el turismo para utilizarlos en instituciones locales de defensa del ambiente.

Grupos ambientalistas y del sector turístico afirman que los dos diputados representantes del archipiélago canjean sus votos en el parlamento por nombramientos y concesiones.

"Galápagos es un botín político, pero si no hay un manejo técnico vamos a perder las islas. Desde la aprobación (en 1998) de la Ley Especial para el Desarrollo Sustentable de la Provincia no se ha hecho nada efectivo para que los pescadores artesanales tengan otra actividad", apuntó Rosario Mejía.

"El sector turístico está sujeto a muchos mecanismos de supervisión y presentamos informes en forma permanente, pero esto no sucede con los pescadores", concluyó.

 
 

EN CHILE LA BASURA ELECTRÓNICA CRECE JUNTO CON SUS PELIGROS

 

Santiago, 10/11/2004, (IPS).- Computadores y teléfonos celulares en desuso están elevando la montaña de basura electrónica en Chile, pero pocos parecen darse cuenta de los problemas ambientales que entrañan. Los metales pesados de los componentes electrónicos, como el cadmio, el plomo y el mercurio, son peligrosos para la salud y el ambiente.

La cantidad de equipos obsoletos que se acumulan en Chile es preocupante: más de cinco millones de celulares, más de un millón y medio de computadores y miles de otros artefactos, como televisores, video-grabadores, calculadoras, impresoras y fotocopiadoras.

“La situación es grave dado que este país ni siquiera ha solucionado bien el problema de los residuos domiciliarios. En vez de rellenos sanitarios sigue habiendo vertederos y casi no se recicla”, indicó a Tierramérica la directora del no gubernamental Programa Chile Sustentable, Sara Larraín.

Apenas en junio se aprobó el Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos Peligrosos, que es un paso adelante en el tratamiento de desechos, pero no suficiente porque no está acompañado por la necesaria fiscalización, opinó.

Mientras diez mil personas contaban en 1990 con un teléfono móvil, en marzo de 2004 se contabilizaron 7,93 millones de celulares en todo el país. Según cálculos de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), a fines de este año los usuarios de estos equipos llegarán a nueve millones.

Cuestión similar ocurre con los computadores personales. En 1994 se vendieron poco más de 100 mil, para marcar un récord, en 2000, de casi 420 mil aparatos. En 2003 los chilenos adquirieron la nada despreciable cantidad de 407 mil 742 computadores. Un teléfono móvil tiene una vida útil promedio de 18 meses, y un computador fabricado en 2004 será considerado obsoleto en unos tres años.

Buena parte de estos nuevos desperdicios, también conocidos como “e-waste” ("electronic waste", basura electrónica en inglés), va a parar a un centro de acopio en el barrio Carrascal, ubicado en el occidente de Santiago. Allí se desmantelan los equipos y se venden las piezas que aún sirven. El resto se sigue acumulando.

Estos problemas no son, desde luego, exclusivamente chilenos. En el Primer Seminario de E-Waste, realizado en octubre en Santiago, se advirtió que apenas 11 por ciento de la basura electrónica que produce el mundo es reciclada.

La única empresa chilena que se dedica a recuperar partes de artefactos electrónicos es Recycla, que asegura utilizar sólo tecnologías limpias en el proceso.

La compañía, con dos años de vida, cuenta con una planta en la comuna de Pudahuel, en el occidente de Santiago. Está capacitada para recibir computadores y celulares y tratar aluminio, cobre, bronce, acero inoxidable y plomo, que luego vende a la industria.

“Sabemos que es un proceso lento, pero estamos seguros de que mientras más empresas se certifiquen con la norma ISO (International Organization for Standardization) 14.000, que obliga a las empresas a ocuparse de sus residuos, la cuestión va a ir cambiando”, señaló Mauricio Núñez, su gerente de medio ambiente.

 
 

EN HONDURAS CREAN ENERGÍA A PARTIR DE LA PALMA

 

(Tegucigalpa, IPS, 10/11/2004).- Un grupo de inversionistas hondureños instaló en el norte de Honduras la primera planta generadora de energía limpia a partir de desechos de palma africana, con una capacidad de 600 kilovatios por hora.

“Se trata de un proyecto piloto que esperamos expandir al resto del país y a América Central”, dijo a Tierramérica Carlos Menjívar, presidente de la empresa Palmas Centroamericanas (Palcasa), una de las impulsoras del proyecto.

La planta, ubicada en la comunidad de Guaymitas, en el septentrional departamento de Yoro, fue construida con el aporte de cinco millones de dólares del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).
La planta extrae cerca de dos mil 500 toneladas de aceite de palma al mes, y se espera que abastezca hasta 60 por ciento de la demanda energética de Guaymitas.

Palcasa es la primera empresa hondureña de su índole integrada por medianos y pequeños productores. Cuenta con más de 400 inversionistas.

 
 

LOS BIOCOMBUSTIBLES EN COLOMBIA SON UNA REALIDAD

 

Bogotá, 10/11/2004, (Prensa Verde).- El tema de los biocombustibles del cual se ha hablado tanto en los últimos meses, es ya una realidad. Así lo afirmó el Ministro de Minas y Energía de Colombia, Luis Ernesto Mejía, al darle la partida este martes a la caravana de vehículos que recorrerán 5.000 kilómetros del país, pasando por 22 ciudades colombianas.

El alcohol carburante, que de acuerdo con la Ley 693 deberá empezar a emplearse a partir de septiembre del próximo año en una mezcla del 10 por ciento con la gasolina corriente, ya se está produciendo en el país y la idea ahora es realizar evaluaciones técnica que determinen su eficacia.

Con dicha normatividad Colombia está a la vanguardia en el cumplimiento de estándares internacionales como el Protocolo de Kyoto. Así mismo, la Ley permite reducir las emisiones de gases tóxicos, disminuir el uso de reservas de divisas, y generar empleo para sectores deprimidos como el rural gracias a que el alcohol carburante se obtiene de cultivos como caña de azúcar y yuca, entre otros.

"La caravana que salió en días pasados va a recorrer 5 mil kilómetros y 22 ciudades del país, en cada una de las cuales va a realizarse una conferencia de prensa. Se van a tomar muestras tanto del vehículo que va sólo con gasolina como los que van con alcohol carburante (nuevo y usado con 10 por ciento de mezcla)", explicó el ministro Mejía.

El recorrido lo realizarán tres vehículos, dos de los cuales son nuevos y uno usado. De los dos primeros, uno irá con gasolina corriente motor y el otro con alcohol carburante. El tercero se movilizará con la mezcla que a partir del año entrante deberán tener los vehículos en el país.

La idea es ir monitoreando permanentemente el comportamiento de los tres vehículos, sus variaciones y eficiencia. Este estudio estará a cargo de la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Santo Tomás de Bogotá.
Aunque del alcohol carburante ya se han hecho varias pruebas en todo el mundo, la idea es que con esta caravana se revise su comportamiento en Colombia, dadas las condiciones diferentes del país: su variedad de alturas, climas y factores.

De acuerdo con el jefe de la cartera energética, el otro objetivo de este programa es dar a conocer y socializar el alcohol carburante enseñando sus ventajas.

"Arrancaron los biocombustibles en Colombia, con todo lo que eso implica en responsabilidad ambiental, uso eficiente de la energía, menores costos para la población colombiana, y la posibilidad de tener menos dependencia de combustibles fósiles", puntualizó Mejía.

 
 

EN ALERTA MÉXICO POR CONTAMINACIÓN CAUSADA POR PILAS

 

Ciudad de México, 10/11/2004, (Agencias).- En el año 2003, ingresaron ilegalmente para su comercialización en México más de 500 millones de pilas, que sumados a los 500 millones vendidos de manera legal han creado un grave problema de contaminación ambiental por las sustancias tóxicas que contienen.

En el estudio denominado "Contaminación por pilas y baterías en México", elaborado por el Instituto Nacional de Ecología organismo desconcentrado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) se estima que en los últimos siete años se ha generado en México un promedio anual de 35 mil 500 toneladas de pilas y baterías.

Esto representa un promedio de 10 pilas por habitante al año, o unos 400 gramos por persona. Y de éstos, 30 por ciento corresponden a materiales tóxicos; esto es, 120 gramos por persona al año.

El diputado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Querétaro, Fernando Orozco Vega, presentó al pleno de la 54 Legislatura los resultados del primer estudio realizado sobre la contaminación y toxicidad que causan las pilas comunes en México.

“En este país no hay una empresa dedicada al tratamiento y reciclamiento de pilas, por lo que los ciudadanos que las empleamos, nos vemos obligados a tirarlas en la basura domiciliaria sin ningún control y sin considerar la grave contaminación que esto origina", aseguró el diputado Verde.

Las pilas comunes contienen, entre otras sustancias tóxicas y dañinas para la salud, dióxido de manganeso, mercurio, níquel, cadmio y compuestos de litio.

"Al ser desechadas en la basura o en cualquier sitio, al paso del tiempo las pilas se oxidan por el efecto del proceso de descomposición de sus elementos y de la materia orgánica que las circunda, lo cual provoca daños a la envoltura y por consiguiente la liberación al ambiente de sus componentes tóxicos a los suelos cercanos y a los cuerpos de agua superficiales o subterráneos", sostuvo el legislador.

El mercurio puede dañar en forma permanente los riñones, el cerebro y a los bebés en gestación. El cadmio produce lesiones en pulmones. El níquel genera reacciones alérgicas, pero en condición metálica se convierte en agente es cancerígeno.

Fernando Orozco dijo que al exponerse a niveles muy altos de manganeso por largo tiempo, se ocasionan perturbaciones mentales, emocionales, movimientos lentos y sin coordinación. "Esta combinación de síntomas constituye una enfermedad denominada manganismo que afecta a la parte del cerebro que ayuda a controlar los movimientos. En los ecosistemas genera esterilidad de los suelos".

En el citado estudio se estima que en los últimos 43 años, en el territorio nacional se han liberado al ambiente unas 635 mil toneladas de pilas, cuyos contenidos incluyen elementos inocuos al ambiente y a la salud (en cantidades proporcionalmente adecuadas) como carbón o zinc, pero también que pueden representar un riesgo por los grandes volúmenes emitidos.

En este periodo se han arrojado al medio ambiente 145 mil 918 toneladas de dióxido de manganeso; mil 232 de mercurio, 22 mil 63 de níquel, 20 mil 169 de cadmio y 77 de compuestos de litio. Dichas sustancias tóxicas representan casi 30 por ciento del volumen total de residuos antes mencionados, es decir, aproximadamente 189 mil 382 toneladas de materiales tóxicos.

 
 

ARGENTINA PODRÍA UTILIZAR MAÍZ PARA HACER COMBUSTIBLES

 

Buenos Aires, 10/11/2004, (Agencias).- La cadena del maíz, que hoy factura 6.000 millones de dólares entre la producción, procesamiento, exportación y provisión de insumos para ese cultivo, está trabajando para abrir una nueva posibilidad de negocio para el cereal a partir de su transformación en un combustible renovable.

Además de los 800 usos que ya tiene, desde la alimentación humana y animal hasta la industria farmacéutica, en el mundo se están explorando dos aplicaciones interesantes para el cultivo, tales como la elaboración de plásticos y biocombustibles no contaminantes.

Precisamente, sobre este último punto es donde busca avanzar la cadena del cereal en la Argentina, que pretende impulsar su transformación en etanol, un combustible producido con el almidón del cultivo o con compuestos de la caña de azúcar, lo que permite obtener alcohol.

Según datos de la Asociación Maíz Argentino (Maizar), si aquí se siguiera la tendencia que ya existe en varios países desarrollados se podría utilizar el etanol del maíz para "cortarlo" con las naftas y lograr un combustible menos nocivo para el medio ambiente.

En ese sentido, en los Estados Unidos, que destina 35 millones de toneladas de maíz para producir etanol, sobre una cosecha estimada en 295 millones de toneladas en esta campaña, desde hace 20 años se utiliza este combustible en una mezcla del 10 por ciento, en promedio, con las naftas.

Allí se consumieron el año pasado 10.640 millones de litros del combustible y ahora se proyecta que 2004 cerrará con un nivel récord de 14.000 millones de litros.

En los Estados Unidos ya hay 74 plantas que producen etanol de maíz y existen otras 15 en construcción, con una inversión estimada en 50 millones de dólares cada una. La mitad de las plantas está en manos de los productores, que formaron cooperativas para ponerlas en funcionamiento. Hoy muchas de ellas ya cotizan en la Bolsa de Nueva York.

Mientras tanto, Europa, Japón, India y China consumen otros 4500 millones de litros de etanol. En el Viejo Continente tienen varios planes para llegar a "cortar" en 2010 el 5,75% de cada litro de nafta con ese combustible.

De todos modos, además de tener un impacto positivo sobre el medio ambiente, aquí observan que el combustible podría generar más empleo en toda la cadena del maíz. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la denominada agricultura del etanol, que estuvo presente entre los temas de la campaña electoral de George W. Bush, genera unos 350.000 puestos de trabajo.