RESUMEN IBEROAMERICANO

 
 
 
 
 
 
SEMANAS ANTERIORES
 
   
 

ECUADOR PIERDE MÁS DE MIL MILLONES DE HECTÁREAS DE BOSQUE

 

Quito, 14/2/2011, (Agencias).- Ecuador ha registrado una tasa de deforestación anual del 0,66% entre 1990 y 1998 (correspondiente a unas 68.000 hectáreas en promedio), según reveló el Ministerio del Ambiente de este país en el “mapa histórico de deforestación” que señala la pérdida de más de 1.200.000 hectáreas de bosques en los 18 años.

De ese total, unas 550.000 hectáreas se perdieron desde el año 2000, señaló el estudio presentado por ese ministerio ecuatoriano.

En 1990, Ecuador contaba con unas 11 millones de hectáreas de cobertura boscosa, pero en 2008 cayó a 9,5 millones de hectáreas. Sin embargo, a pesar de que las cifras siguen siendo preocupantes, son a la vez alentadoras, puesto que otros estudios hablaban de una tasa de deforestación anual del 1,47% (unas 200.000 hectáreas anuales).

Según el mapa histórico de deforestación, los focos de pérdida de cobertura forestal se ubican en la Amazonía norte y en las provincias costeras de Esmeraldas y El Oro; mientras que la principal causa de la tala de bosques es la expansión de la frontera agrícola.

 

BRASIL USARÁ BACTERIAS PARA PRODUCIR PLÁSTICO BIODEGRADABLE

 

Río de Janeiro, 14/2/2011, (Agencias).- Científicos brasileños trabajan en un proyecto para producir plástico biodegradable a partir de bacterias de los ríos de la Amazonia, consiguiendo aislar algunas especies que pueden ser usadas en la fabricación de los polímeros, informaron fuentes oficiales.

El proyecto fue puesto en marcha hace dos años y está centrado en bacterias que acumulan polímeros, que son las moléculas que se forman por la combinación de dos o más monómeros, según lo dio a conocer el Ministerio brasileño de Ciencia y Tecnología. El objetivo de la investigación es reducir el uso del plástico derivado del petróleo y contribuir de forma significativa en la preservación del medio ambiente.
El estudio es coordinado por Aldo Procopio, investigador del Instituto de Ciencias Médicas de la Universidad de Sao Paulo (USP) y quien desde 2008 vive en la Amazonia para recolectar y estudiar microorganismos de los ríos amazónicos que pueden ser aprovechados en la fabricación del plástico.

El proyecto cuenta con el respaldo de la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Amazonas (Fapeam) y del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq), organismo vinculado al Ministerio de Ciencia y Tecnología.

“Los estudios comenzaron con el aislamiento de bacterias colectadas en los ríos amazónicos, principalmente el Negro, el Solimoes y el Madeira”, dijo Procopio. “En el período de sequía, cuando bajan los ríos, hay escasez de nutrientes, lo que favorece el desarrollo de microorganismos que tienen potencial para almacenar fuentes de carbono en su interior y ofrecernos el biopolímero”, explicó el experto.

Además de plástico biodegradable, los biopolímeros, según el estudio, pueden ser usados para desarrollar otros productos, como medicamentos, hilos de sutura, pinos de sustentación de huesos usados en cirugías ortopédicas, cápsulas que envuelven medicinas y embalajes de descarte rápido. Otra de las ventajas es la preservación del medio ambiente y la reducción de la acumulación de basuras.

 

INICIAN CAMPAÑA PARA PROTEGER HUMEDALES EN COSTA RICA

 

San José de Costa Rica, 14/2/2011, (Agencias).- Organizaciones ambientalistas de la sociedad civil y universitarias presentaron en la Universidad de Costa Rica (UCR) la campaña “Misión Humedales: Vida para Tod@s”, impulsada por el Frente Nacional por la Protección de los Humedales.

El director ejecutivo de la Fundación Neotrópica, Bernardo Aguilar, explicó a los medios de comunicación que la campaña pretende “crear conciencia entre la población sobre la importancia y necesidad de proteger los humedales del país y del mundo”.

Aguilar apuntó que para las organizaciones participantes ha sido de especial preocupación la destrucción sufrida por el humedal del Caribe Noreste, como consecuencia del dragado y la construcción de un canal artificial que realiza Nicaragua en el fronterizo río San Juan.

Este dragado y la ocupación de tropas nicaragüenses en la Isla Calero, son el motivo de la disputa que tiene a Costa Rica y Nicaragua enfrentadas en un juicio ante la Corte Internacional de Justicia.

“Queremos llamar la atención de las ONGs y la sociedad civil nicaragüense por el impacto del ecocidio que se está produciendo en la Isla Portillo-Calero, más allá de la disputa que hay por la soberanía de ese territorio”, comentó Aguilar.

El dirigente ambientalista indicó que esperan poder asistir junto a los ambientalistas nicaragüenses, cuando se produzca la visita de una misión de la Convención sobre humedales Ramsar, para que se documente la situación a ambos lados de la frontera.

“Ya en esa zona tenemos daños irreversibles a los humedales, lo cual en opinión de varios expertos, tiene un coste económico enorme. El informe que presentó la primera misión Ramsar dice que el área impactada es de 255 hectáreas, pero científicos costarricenses consideran que el daño podría alcanzar hasta los arrecifes de coral de la costa Caribe sur del país”, concluyó Aguilar.

La campaña se complementará con espacios publicitarios en medios de comunicación, la organización de foros con expertos en humedales, la difusión de videos y la divulgación de la iniciativa en las redes sociales.

Además la campaña cuenta con el apoyo de figuras reconocidas del deporte y el entretenimiento en Costa Rica, como es el caso de la actriz Rocío Carranza, la boxeadora campeona del mundo, Hanna Gabriels, y el ex portero y capitán de la selección de fútbol de Costa Rica, Erick Lonnis.

 

EL TURISMO INTOXICA A LA RIVERA MAYA MEXICANA

 

Ciudad de México, 14/2/2011, (Tierramérica).- En pleno auge, la industria turística mexicana que se extiende a lo largo de la Riviera Maya y de Cancún contamina el mayor sistema de cuevas submarinas del mundo e impacta en el cercano arrecife coralino, denunció el estudio “Contaminantes en el sistema acuífero de las cavernas submarinas a lo largo de la costa caribeña de la península de Yucatán”, elaborado por el Instituto para el Agua, el Medio Ambiente y la Salud de la Universidad de las Naciones Unidas.

Productos farmacéuticos, residuos de cocaína, champú, crema dental, pesticidas y desechos químicos que se deslizan desde las carreteras han sido hallados en el inmenso entramado de ríos y acuíferos subterráneos del sur de la ciudad turística de Cancún, ubicada en la costa caribeña del sudoriental estado de Quintana Roo.

Letrinas, tanques sépticos, filtraciones en el recorrido de las alcantarillas y canchas de golf son las fuentes más probables de los productos que dañan las aguas subterráneas, dijo al semanario Tierramérica Chris Metcalfe, investigador de la revista británica Environmental Pollution.

Esas corrientes transportan buena parte de estos desechos a la zona costera y a la barrera de coral mesoamericana, la segundo mayor del mundo.

La contaminación terrestre es apenas uno de los impactos sobre los arrecifes costeros, señaló Metcalf. La pesca por encima de los límites establecidos, enfermedades y el cambio climático también han contribuido con una pérdida de hasta 50 por ciento de los corales desde 1990.

Cuando se creó el estado de Quintana Roo en los años 70, la región era pura selva y manglares costeros, con algunas pequeñas aldeas mayas. Entonces la ciudad de Cancún estaba deshabitada, pero ahora residen unas 700.000 personas, recibe entre dos y tres millones de visitantes cada año y el desarrollo turístico de la zona ya se extiende por 130 kilómetros hacia el sur, hasta Tulum.

 

PIDEN COMPENSAR LA PROHIBICIÓN TOTAL SOBRE LA DEFORESTACIÓN EN AMÉRICA LATINA

 

Washington, 14/2/2011, (Ecoestrategia).- Los agricultores de América Latina y el Caribe padecerán miles de millones en pérdida de ingresos en las próximas dos décadas si se pone en vigor una prohibición total de la deforestación, poniendo de relieve la necesidad de emprender acciones compensatorias para aliviar la pobreza en las zonas rurales afectadas, sostuvo un estudio piloto del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El estudio también encontró que una prohibición de la deforestación tendría un impacto insignificante en los precios de los alimentos.

Los países más pequeños de América Central y el Caribe, que poseen menos alternativas económicas dentro y fuera de la agricultura, podrían padecer consecuencias desproporcionadas a partir de la prohibición, mientras que los países más grandes y con una mayor diversidad como Brasil pueden llegar a beneficiarse de dicha prohibición, de acuerdo con el estudio “Emisiones de efecto invernadero en la agricultura de América Latina y el Caribe”, que fue presentado recientemente durante un seminario en la sede central del BID en Washington.

El estudio prevé que una hipotética prohibición completa del desmonte de tierras destinadas a la agricultura en las zonas tropicales de América Latina y el Caribe podría generar posibles pérdidas agrícolas significativas en estas áreas.

Por ejemplo, en 2030 los agricultores podrían obtener unos 9.400 millones de euros menos en comparación a los ingresos que podrían generar sin una prohibición. Aunque hay mucha incertidumbre sobre el valor de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mercado, compensar a los agricultores para abstenerse de efectuar el desmonte de terrenos sólo compensaría un poco más de la mitad del total de pérdidas agrícolas asociadas con la prohibición.

 

LOS CULTIVOS DE EXPORTACIÓN CONSUMEN EL AGUA EN PERÚ
 

Lima, 14/2/2011, (Tierramérica).- Mientras el agua dulce se extingue en la superpoblada costa peruana, las plantaciones más demandantes de este recurso crecen sin parar para el lucrativo comercio exterior. Expertos advierten sobre este daño y exigen mayor responsabilidad del gobierno y de todos los involucrados.

Un ejemplo de este pujante sector es la producción de espárragos, que genera 120.000 empleos solo en el campo, según cifras oficiales. Pero, a la vez, requiere de grandes cantidades de agua. Para una hectárea de espárragos se necesitan 22.000 metros cúbicos de agua, siete veces más de la que se necesita para el desplazado cultivo de uva quebranta, tradicional en el sudoccidental departamento de Ica, aseguró David Bayer, del no gubernamental Instituto de Promoción para la Gestión del Agua (Iproga).

Bayer dijo al semanario Tierramérica que esas estimaciones aún están “muy por debajo de la cifra real, porque no incluye el agua usada en el empaque del producto con destino a la exportación o para preparar y aplicar los agroquímicos y los productos para el crecimiento de las plantaciones”.

En la zona costera del Pacífico, que concentra 70 por ciento de la población peruana, el promedio es de 2.000 metros cúbicos de disponibilidad de agua por persona al año, mientras que en el área amazónica, con sólo 26 por ciento, es de 291.000 metros cúbicos disponible por persona al año.

“La huella hídrica es un argumento que exige la responsabilidad a todos, de las empresas, del Estado y de los peruanos en general que debemos trabajar en la sostenibilidad de un recurso tan escaso para el planeta”, aseguró a Tierramérica el investigador Laureano del Castillo, del Centro Peruano de Estudios Sociales.