RESUMEN IBEROAMERICANO
 
 
 
 
 
 
SEMANAS ANTERIORES
 
   
COLOMBIA CREA NUEVO PARQUE NATURAL
 

Bogotá, 14/4/2005 (IPS).- Sectores ecologistas saludaron la declaratoria de parque nacional natural (reserva ecológica) de la sudoccidental selva de Florencia, considerada el "último reducto de biodiversidad" en su zona.

En el área hay seis mil 300 hectáreas de bosque natural primario (que no ha sido talado ni reforestado), bosque secundario (con sólo una reforestación), pastos y cultivos.

Manuela Hernández, bióloga de la estatal Universidad del Atlántico, dijo a Tierramérica que urge conservar el lugar, que presta importantes servicios ambientales en materia de estabilidad geológica, regulación hídrica y calidad de las aguas.

Según las autoridades, quienes anunciaron la declaratoria el 10 de marzo, 110 especies de anfibios y reptiles ubican a Florencia como "un área de extrema diversidad herpetológica, sólo comparable con los parques de Santa Cecilia (Ecuador) o Iquitos, Pambopata y el Alto Purus (en Perú), clasificados como los más ricos en estos animales".

El sistema de parques naturales colombiano cuenta con 42 áreas protegidas, que suman el nueve por ciento del territorio nacional.

 
 

ENCUENTRAN DIOXINAS Y PCB EN HUEVOS CERCA DE COMPLEJO PETROQUÍMICO EN MÉXICO

 

Ciudad De México, 14/4/2005 (Ecoestrategia).- Elevados niveles de dioxinas, policlorobifenilos (PCB o askareles) y hexaclorobenceno, contaminantes muy tóxicos y persistentes, fueron encontrados en un análisis de huevos de gallina de traspatio criadas cerca del complejo Petroquímico de Pajaritos, en Coatzacoalcos, Veracruz, lo que evidencia la necesidad crucial de que México cumpla su compromiso de reducir y posteriormente eliminar las fuentes generadoras de los dañinos compuestos orgánicos persistentes (COP).

El análisis, conducido por la Red Internacional para la Eliminación de COP (IPEN), Organización y Desarrollo Social, la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas en México (RAPAM) y Arnika Association, es parte de un estudio en 18 países y se publica en vísperas de la primera Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo sobre Compuestos Orgánicos Persistentes que se llevará a cabo en del 2 al 6 de mayo en Uruguay, en la que México participará.

El estudio de los huevos en Coatzacoalcos encontró niveles de dioxinas 19 veces mayores que lo normal y seis veces más altos que los límites que establece la Unión Europea para huevos. Los huevos además presentaron presencia de hexaclorobenceno una vez y media más alto que el límite existente en la Unión Europea y tres veces mayor que el nuevo límite propuesto para esta sustancia química como residuo de plaguicida en la misma región.

De manera similar, las concentraciones de PCB encontradas son 1.5 mayores que los límites de la Unión Europea en huevo. Las dioxinas, PCB y el hexaclorobenceno son contaminantes orgánicos persistentes que provocan daños a la salud humana como cáncer, perturbaciones hormonales, afectar la inteligencia de los niños, pueden traspasar la placenta y se excretan en la leche materna.

Los COP liberados en el ambiente no se descomponen con facilidad, razón por la cual persisten en el ambiente por muchos años, se precipitan del aire en el suelo y pueden volver a volatilizarse, viajando grandes distancias a través del aire y los cursos de agua. Se acumulan en huevos, productos lácteos, carne y pescado hasta llegar al ser humano.

Debido a la cercanía y la dirección de los vientos dominantes en la zona, la fuente más probable de emisión de estos contaminantes encontrados en los huevos es el complejo petroquímico de Pajaritos, operado por Petróleos Mexicanos en Coatzacoalcos, Veracruz, donde se produce principalmente cloruro de vinilo, usado para la producción del plástico PVC, y donde se han incinerado los residuos peligrosos clorados para recuperar ácido clorhídrico.

"Organizaciones ambientalistas locales y Greenpeace demandaron desde 1996 la cancelación del funcionamiento de incineradores en el Complejo Petroquímico de Pajaritos, por los contaminantes que generarían, y los datos del estudio de IPEN confirman nuestras advertencias", afirmó Marissa Jacott, coordinadora de la campaña de tóxicos de Greenpeace en México.

El IPEN recomienda que las autoridades ambientales cumplan su compromiso dado que México es parte del Convenio de Estocolmo y que realicen acciones para reducir de manera creciente y cuando sea posible eliminen las fuentes de COP formados no intencionalmente como las dioxinas, PCB y HCB. De igual modo, se recomienda que sea accesible al público la información sobre el total de COP liberados al ambiente por el complejo petroquímico de Pajaritos, otras industrias del cloro y fuentes dispersas.

 
 

REBELIÓN INDÍGENA CONTRA EXPLOTACIÓN DE CARBÓN EN VENEZUELA

 

Caracas, 14/4/2005 (IPS).- Con el torso desnudo y mostrando arcos, flechas y atuendos tradicionales, centenares de indígenas barí, yucpa y wayúu del extremo occidental de Venezuela se movilizaron en reclamo del cese de la explotación del carbón junto a sus tierras en la Sierra de Perijá.

"Traen contaminación, enfermedades, acaban con la cultura de la siembra, van a acabar con el agua y terminarán acabando con la vida", dijo a IPS Cesáreo Panapaera, cacique de 32 comunidades yucpa en Tokuko, un paraje de la Sierra distante a 600 kilómetros de Caracas.

Centenares de ecologistas y activistas de grupos de izquierda acompañaron la primera caminata de los indígenas de occidente por el centro de Caracas en su intento por llegar hasta la sede del gobierno, acción que fue impedida a 150 metros de sus puertas por guardias antimotines.

"Queremos decirle al compañero presidente Hugo Chávez que no puede seguir entregando concesiones en la Sierra y en la Guajira (península colombo-venezolana) sin consultar con nosotros como manda la Constitución. Habla muy bonito de nosotros, pero no han demarcado nuestras tierras", reclamó la dirigente wayúu Ángela González.

La Sierra de Perijá, que marca parte de la frontera entre Colombia y Venezuela y ha sufrido una vasta deforestación del lado colombiano, así como su estribación hacia la árida península de la Guajira contiene ricos yacimientos de carbón.

Colombia explota en la zona las minas de Cerrejón y La Loma, base de su producción de unas 40 millones de toneladas anuales del mineral. En Venezuela se activaron desde 1987 las minas de Guasare, en el extremo noroeste del país, y se llegó el año pasado a producir ocho millones de toneladas, estimándose que en toda la región Sierra-Guajira hay reservas de al menos 400 millones de toneladas, es decir, para una producción como la actual durante 50 años.

La producción está a cargo de Carbones del Guasare, de la Guajira, del Socuy y Caño Seco, mediante consorcios entre Carbozulia, del Estado venezolano, y las firmas trasnacionales Anglo American, de capitales sudafricanos y británicos, la alemana Ruhrkohle, la holandesa Interamerican Coal y las divisiones carboníferas de los gigantes energéticos Chevron-Texaco de Estados Unidos, y Shell de Gran Bretaña y Holanda.

El año pasado, Carbozulia y la Companhia Vale do Rio Doce, de Brasil, constituyeron un nuevo consorcio, Carbosuramérica, para nuevas explotaciones en la zona a fin de producir hasta 10 millones de toneladas anuales en una década, según explicó el presidente de la empresa brasileña, Roger Agnelli.

Todo el carbón es llevado en camiones hasta el puerto de la capital regional, Maracaibo, pero está en proyecto la instalación de un ferrocarril y la construcción, en la orilla occidental del golfo de Venezuela, de un puerto de aguas profundas que facilite las exportaciones carboníferas de este país y Colombia.

En el camino para sacar el carbón "se contaminan aguas, se obstruyen caños, se enrarece el aire que respiran hombres, animales y plantas, se altera el paisaje que es hábitat de pueblos originarios y se fuerza a campesinos e indígenas a dejar sus tierras de labranza", dijo a IPS Jorge Hinestroza, del Frente de Defensa del Agua y la Vida.

Por su parte, Jesús Palmar, un indígena wayúu, relató a IPS que hace 17 años Carbones del Guasare compró el lote que ocupaba su comunidad, de 36 hectáreas en la zona Matera Nueva, por algo menos de 2.500 dólares, y les ofrecieron como compensación adicional darles empleos, construirles una vía y ayudarles con otros servicios.

"Nos equivocamos. Nada de eso fue verdad. Hemos vivido abandonados a dos kilómetros del portón de la compañía. En enero hubo un derrame de gasóleo, como de 120.000 litros, en el caño Paso del Diablo, y murieron peces, iguanas y ardillas. Antes sembrábamos, cosechábamos y vivíamos, y ahora estamos más cerca de la muerte", expuso Palmar.

 
 

AMBIENTALISTAS ITALIANOS PONEN EN EL BANQUILLO A LA PETROLERA ENI.-AGIP POR VIOLAR DERECHOS HUMANOS DE INDÍGENAS ECUATORIANOS

 

Quito, 14/4/2005 (Prensa Verde).- El senador italiano Francesco Martone, del partido político de Los Verdes, formuló severas acusaciones a la empresa italiana ENI AGIP -que desarrolla actividades hidrocarburíferas en Ecuador-, y dijo que "ha suscrito un contrato de compra a los indígenas huaorani de la Amazonía ecuatoriana, a fin de que éstos no se opongan a las operaciones de la compañía, tal como ocurrió en Nigeria".

Según el parlamentario Verde, "dicho acuerdo viola los derechos humanos de los indígenas". Martone se pregunta: ¿Porqué el Gobierno italiano no vigila que se cumpla la enmienda del Senado que obliga a respetar los criterios ambientales y humanos en Ecuador?".

Los portavoces de las organizaciones ambientalistas italianas aseguran que el contrato firmado con los huaorani, el 28 de marzo del 2001, le cubre las espaldas a la petrolera y elude de paso cualquier responsabilidad en caso de daños ambientales o de impactos sociales en las áreas de operaciones.

Los denunciantes dicen que a cambio de petróleo, la multinacional ha regalado platos, mantequilla, banderas tricolor, y pelotas, por lo cual se está aprovechando de los recursos de un país y de un pueblo. "Esto parece la época de la Conquista, cuando se compraba a los indios de esa forma", reflexiona Giuseppe De Marzo, presidente de la Asociación A Sud, que trabaja con los movimientos sociales del sur del mundo y está en 30 ciudades italianas.

Según trascendió, la ENI AGIP está radicada en Ecuador desde 1987. Es compañía socia del Consorcio OCP, que construyó en medio de una gran polémica nacional el Oleoducto de Crudos Pesados, de 500 kilómetros de longitud, y en el que cuenta con un 7,5% de participación.

La multinacional, que es de capital mixto -el Estado tiene el 30% de las acciones-, siempre ha insistido en que en el bloque 10, donde realiza sus actividades de exploración y producción, no hay ningún tipo de contaminación.

No obstante la A-Sud, cuyos delegados estuvieron hace algunas semana en Ecuador con los shuar y con la comunidad El Triunfo (bloque 10), dice lo contrario. "Tomamos muestras de la tierra y el 13 de abril daremos una conferencia en Roma con los resultados", dijo Giuseppe De Marzo.

El líder de los Verdes, Francesco Martone, dijo por su parte que "pediremos cuentas sobre ese contrato al ministro italiano de la Actividad Productiva, Antonio Marzano. La eurodiputada de Democráticos Izquierda (DS), Martha Vicenzi, comentó a su vez que presentará el caso al Parlamento Europeo.

 
 

NIÑOS Y NIÑAS RECUPERAN UNA BAHÍA AL NORTE DE CUBA

 

Santa Clara, 14/4/2005 (IPS).- La bahía de Caibarién, norte de Cuba, semejaba hasta hace poco tiempo un gran vertedero repleto de desperdicios flotantes. Ahora, un hermoso paseo bordea la costa y las aguas lucen limpias gracias a los propios vecinos quienes antaño fueron responsables de esa contaminación.

"El mar daba al patio de las casas y se consideraba normal lanzar toda clase de basura al agua, en vez de usar los camiones de servicios comunales", dijo a Tierramérica Aleida Duque, especialista en educación ambiental de la Estación de Monitoreo Costero en Caibarién, una ciudad costera de la provincia de Villa Clara.

El malecón, como llaman en Cuba a las avenidas costaneras, se terminó de construir hace tres años, pero no alcanzó para dejar atrás la insalubre tradición de deshacerse de los desperdicios en las aguas cercanas. Entonces un grupo de niños y niñas tomó el caso en sus manos, tocó miles de puertas y convenció a los vecinos de que el saneamiento de la bahía era un asunto de todos.

El proyecto "Caimale (Caibarién-malecón) por una adecuada conducta ambiental" surgió con unos 12 niños convocados por María Inés Domínguez, directora del gubernamental Centro de Documentación e Información Pedagógica (CDIP) de esta ciudad, de unos 40 mil habitantes.

"Comenzamos con la "operación tum-tum" casa por casa. Al principio hubo resistencia. Nos decían que siempre se ha botado la basura en el mar y nunca vieron que por ello murieran los peces. Poco a poco, las familias se fueron convenciendo", afirmó Domínguez.

Junto a la comunidad, los niños decidieron, entre otras acciones que incluyen bailes, canciones y talleres de pintura y literatura, realizar jornadas de limpieza y una fiesta del mar cada 21 de mayo. "El mar es nuestra fuente de vida, tenemos que protegerlo", comentó Jennifer Martínez, de 14 años. En la primera recogida de desperdicios se llenó hasta el tope un camión. Un año después la carga recolectada ocupó sólo la mitad del vehículo.

Pero la basura doméstica no es la única fuente de contaminación de la bahía Buena Vista, impactada por el insuficiente servicio de alcantarillado de Caibarién y los dañinos desechos de un ingenio azucarero de la vecina ciudad de Remedios, por mencionar los peores. Los residuos del ingenio, donde también se fabrica alcohol, llegan hasta el mar por el río Guaní, que cuando tiene poco caudal no alcanza a autodepurarse.

"El oxígeno disuelto se agota, causando la muerte de los peces", explicó Joan Hernández, jefe de la Estación de Monitoreo Costero, entidad adscrita al gubernamental Centro de Estudios y Servicios Ambientales (Cesam), de Villa Clara.

El problema se resolvió en parte con una planta de biogás que consume 70 por ciento de los desechos, pero el impacto del 30 por ciento restante aún es alto. Ahora, la época de zafra coincide con la sequía que mantiene en bajo nivel las aguas del afluente. Esto hace que los residuos se acumulen y, a la primera precipitación abundante, lleguen de golpe hasta el mar.

En tanto, la renovación tecnológica de la mayor de dos curtiembres de la ciudad permitió eliminar los productos químicos en el tratamiento de pieles y redujo considerablemente la afluencia de residuos altamente nocivos para el hábitat marino.

Este vasto plan se aplica desde 1995 con apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en toda esa zona de la porción del norte y el centro de Cuba, que va desde Matanzas hasta Camagüey, de 100 a 533 kilómetros de La Habana.

La educación de la comunidad en el uso responsable y comprometido del territorio y sus recursos para la conservación de la naturaleza figura entre los objetivos del programa, en el cual están involucradas numerosas instituciones del país.

Caibarién vive fundamentalmente de la pesca, producciones agropecuarias y una industria más bien pequeña, a la cual en los últimos años se sumó el turismo, a partir del fomento de los cayos situados al noreste de la urbe.