RESUMEN IBEROAMERICANO
 
 
 
 
 
 
 
SEMANAS ANTERIORES
 
   

PARAGUAY ES EL MAYOR EXPORTADOR MUNDIAL DE AZÚCAR ORGÁNICO

 

Asunción, 16/6/2005 (IPS-Tierramérica).- En 1994 un ingenio paraguayo decidió mejorar sus alternativas comerciales ocupando nichos de mercado en el exterior para el azúcar orgánico (procesado sin agroquímicos). Once años después, Paraguay es el mayor productor y exportador mundial de ese producto.

Desde el tímido comienzo de la Azucarera Censi & Pirotta en el negocio, ha aumentado el número de empresas dedicadas a él, las hectáreas cultivadas, las toneladas producidas, los trabajadores contratados y el ingreso de divisas al país.

Hoy, el ingenio pionero ha vuelto al azúcar tradicional, pero otras siete empresas participan en la producción orgánica, cuyo corazón está, como el de toda la industria azucarera, en el sudoriental departamento de Guairá.

Paraguay fue la primera nación involucrada en la producción industrial de azúcar orgánico. Luego se sumaron Cuba, Colombia y Brasil, pero la caída en los precios hizo menos atractivo el negocio, provocando la deserción de los dos primeros y una drástica reducción de la producción brasileña.

La industria del azúcar orgánico "es una forma de competir en los mercados internacionales con el azúcar barato que produce Brasil", dijo a Tierramérica Raúl Hoeckle, presidente de Azucarera Paraguaya (Azpa), el mayor ingenio del país, y la segunda compañía que incursionó en la actividad, en 1999. El negocio resulta "tentador", a pesar de los costos y las exigencias internacionales de certificación, comentó.

La tonelada de azúcar orgánico se cotiza en unos 275 euros, y la de azúcar común a 216. Además, Hoeckle subrayó la importancia del aspecto ambiental y que el ciclo productivo demanda gran cantidad de obreros, "lo que ayuda a dar empleo a los pobladores rurales".

En el primer año de producción de azúcar orgánico se lograron 379 toneladas. Luego la productividad fue aumentando sin pausa (salvo en 2001, año de sequías y heladas), hasta llegar en 2004 a 40 mil toneladas, que significaron exportaciones por unos 20 millones de dólares. Para este año se espera producir 20 por ciento más y obtener 26 millones de dólares.

Los requerimientos de los compradores de azúcar orgánico fueron creciendo año con año. Hoy exigen certificaciones independientes del cumplimiento de los principios de la agricultura orgánica y de una serie de normas de producción, según protocolos de verificación, aunque las exigencias varían según el país.

Azpa cuenta con 14 certificaciones de distintos tipos, entre las que se encuentra la estadounidense QAI (siglas en inglés de Garantía de Calidad Internacional).

También inició un Programa de Seguridad Alimentaria basado en los estándares del Instituto Estadounidense de Horneado (AIB son sus siglas en inglés), que incluyen programas de análisis de riesgos y control de puntos críticos, buenos hábitos de manufactura y control de plagas.

Los compradores más importantes de azúcar orgánico paraguayo son Estados Unidos, Alemania, Israel, Italia, Nueva Zelanda, España, Australia, Malasia y Singapur.

 
 

ONGS TEMEN QUE ESPAÑA VUELVA A BUSCAR MERLUZAS

 

Buenos Aires, 16/6/2005 (Ecoestrategia).- Organizaciones no gubernamentales (ONG) argentinas que velan por la pesca sustentable denuncian la presión de España por un nuevo acuerdo de cooperación con Argentina que podría tener impacto letal en caladeros del Atlántico Sur, sobreexplotados por la flota española en los años 90.

La señal de alerta surgió en mayo durante una visita a Argentina de la ministra de Pesca de España, Elena Espinosa, quien buscó interceder en un prolongado conflicto de empresas pesqueras españolas con sus trabajadores, que demandan mejores condiciones laborales.

Espinosa también se reunió con el ministro de Economía argentino Roberto Lavagna y con el subsecretario de Pesca, Gerardo Nieto. Según dijo en rueda de prensa, habló con ellos sobre "futuros acuerdos de colaboración entre los dos países en temas de investigación" pesquera.

La sola mención de la palabra "acuerdo" causó alarma entre ONGs todavía traumatizadas por el impacto negativo que tuvo sobre el caladero de merluza (Merluccius hubbsi) un acuerdo de cooperación firmado en 1994 entre Argentina y la Unión Europea (UE), usufructuado principalmente por España.

Nieto debió salir a negar que hubiera "ningún tipo de convenio o nueva propuesta de ayuda entre ambos países", pero sus escuetas explicaciones no despejaron dudas de ONG y algunos funcionarios.

Ernesto Godelman, director de la ONG Centro en Defensa de la Pesca Nacional (Cedepesca), dijo a Tierramérica que España tiene una política de Estado muy agresiva en materia pesquera desde hace más de 40 años.

"El problema comienza cuando encuentran países vulnerables a sus cantos de sirena como es el caso de Argentina. Entonces debemos dar el grito de alerta", afirmó.

Cedepesca manifestó en un comunicado su "temor" ante las declaraciones de Espinosa. "¿No fue suficiente el desastre ocasionado por el acuerdo firmado en los 90? ¿Tenemos que seguir desarrollando experiencias autodestructivas hasta que no quede nada en el mar argentino?", preguntó.

En los años 90, y para bajar la presión de pesca en sus aguas, la UE subsidió la destrucción de buques españoles o su pasaje a operar en otras partes del mundo. En ese marco se produjo el convenio con Argentina, denunciado por Buenos Aires en 1998 debido a la acelerada depredación de recursos que provocaba en el Atlántico Sur.

En Argentina se formaron numerosas sociedades mixtas para la pesca de merluza en el Atlántico Sur que realizaron cuantiosas capturas, multiplicando el volumen por diez durante la vigencia del acuerdo, y la existencia de la especie cayó por debajo del nivel considerado crítico.

En 1998, cuando terminó el acuerdo, el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero argentina permitía la pesca anual de 400 mil toneladas de merluza, y en 2002 sólo autorizó 280 mil toneladas. La restricción para recuperar el recurso perjudicó a pescadores locales.

Actualmente la pesca permitida ha vuelto a 400 mil toneladas anuales.

"El caso argentino es un lamentable espejo donde deberían mirarse aquellos que sean tentados a signar acuerdos de transferencia de capacidad pesquera", sostuvo el Fondo Mundial para la Naturaleza en un informe lanzado en 2003.

"Los países en desarrollo se ven particularmente afectados en la medida en que enfrentan la sobrecapacidad de pesca que países más ricos exportan desde sus pesquerías mermadas", añadió.

Según Godelman, Madrid jamás acepta restricciones a la pesca, e incluso expresa dudas sobre informes de organismos científicos que al comienzo de cada temporada calculan volúmenes autorizables de captura para cada especie. De todos modos, consideró "difícil" que se pueda avanzar en un nuevo acuerdo de pesca porque "sería escandaloso".

Guillermo Cañete, coordinador del programa de pesca sustentable de la Fundación Vida Silvestre, también dijo a Tierramérica que si bien existen presiones de España, las condiciones políticas y del recurso "cambiaron muchísimo" desde los años 90 y eso obstaculiza que la historia se repita.

Hace un año, en el marco de las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur (integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), Buenos Aires se negó de plano a suscribir un nuevo acuerdo de pesca con el bloque europeo, debido a la sobreexplotación causada por el de 1994.

Es aún peor la situación de otras dos especies de gran valor económico: el calamar illex (Illex argentinus) y el langostino (Penaeus kerathurus).

"Este año puede haber una fuerte presión sobre la merluza por la gran cantidad de buques que no van a capturar nada de las otras dos especies", y por eso habrá que mantenerse alerta ante las presiones, anticipó Cañete.

 
 

EL CATEDRÁTICO HILTON PEREIRA DA SILVA DESMIENTE SU PARTICIPACIÓN EN PROYECTOS DE BIOPIRATERÍA

 

Río de Janeiro, 16/6/2005 (Ecoestrategia).- La siguiente carta fue enviada a la redacción de Ecoestrategia en respuesta a la noticia de Tierramérica, reproducida por este medio a finales de noviembre de 2004 y titulada: "Venden Genes de indígenas por internet".

"En diversos reportajes recientes publicados en periódicos y sitios de internet de Brasil y el extranjero mi nombre aparece ligado a actos de biopiratería, sin que mi opinión haya sido interpelada por estos medios. Los reportajes se refieren a una CPI en la Cámara Federal y a una pregunta sobre la venta de células sanguíneas de los indígenas Karitiana y Suruí, de Rondonia, por el laboratorio noteramericano Coriel Cell Repositories.

En agosto de 1996, yo trabajé entre los Karitiana como antropólogo consultor en un documental para el Canal Discovery y, como también soy médico y sanitarista, pude constatar su precaria situación de salud y la total ausencia de profesionales de la salud en el poblado. Tras la filmación del documental (que fue emitido en el Canal Discovery en 1997), fui invitado por el Chefe Garcia, en nombre de la Asociación Karitiana, para que permaneciera entre ellos y les ayudara con asistencia médica de emergencia. Despúes de recibir el consentimiento del representante de la FUNAI en el poblado, durante tres días realicé consultas, exámenes y prescripciones a las personas que accedieron al lugar y después, también a pedido de los Karitiana, durante algunas horas en la Casa do Índio.

Para establecer el diagnóstico complementario de ciertas dolencias, fueron recogidas algunas muestras de sangre de las personas más enfermas, de las cuales no pude hacer un diagnóstico clínico adecuado, y llevadas para su análisis a la Universidad Federal de Pará, donde todo el material permaneció depositado hasta ser solicitado por la Justicia de Rondonia, a la que fueron entregadas las 54 muestras en 2004. Como yo apenas disponía de un kit de emergencias médicas, que me acompaña siempre que voy a la Amazonía, y no estaba preparado para atender a una tribu completa, dado que no era ese el propósito de mi visita al poblado, apenas fueron recolectadas unas pocas muestras correspondientes a las personas sobre las que no conseguí establecer con claridad un diagnóstico clínico. La sangre por mi recolectada no salió del Brasil y no tuvo, en ningún caso, destino comercial, dado que iría contra mi ética y los principios morales de los investigadores e instituciones con los cuales trabajo. Las fui recolectando solamente para ayudar al diagnóstico de enfermedades, procedimiento médico regular, de acuerdo al artículo 57 del Código de Ética Médica.

Yo, con el apoyo voluntario de Denise, mi acompañante en esa ocasión, que es brasileña y no profesional de la salud como acusan algunos reportajes y quien me ayudó en actividades lúdicas solamente, presté atención médica a los Karitiana con carácter voluntario, humanitario y de emergencia; no les prometí atención futura, y no hice nada que dañara sus intereses. La memoria de las actividades médicas de emergencia desarrolladas en el poblado fue enviado a la Asociación Karitiana, a la FUNAI de Rondonia y de Brasilia, al CIMI de Rondonia, a la Procuraduría General de Rondonia y a las dos CPIs de la Cámara Federal sobre biopiratería. Jamás estuve entre los Suruí, o en cualquier otro poblado indígena de Brasil. En 1997 y en 2005, ambas CPIs reconocieron que no existe relación entre mi trabajo médico de emergencia y el material indígena en venta en los EEUU.

Una simple búsqueda en Internet, muestra que el material en venta en el extranjero proviene de la colección Stanford/Yale, y que fué recolectado en la década de 1980 por investigadores norteamericanos, posiblemente con permiso de la FUNAI, y que ya estaba siendo vendido en Internet desde abril de 1996, por lo tanto, cinco meses antes de que yo atendiera el poblado Karitiano. A comienzos de 1997, yo y otros investigadores brasileños, establecimos contacto con el laboratorio para que se pronunciara sobre el asunto y conversamos con las autoridades brasileñas para solicitar providencias sobre el material en el extranjero. Nuestras solicitudes de contacto fueron ignoradas. Desde 1997 diversos artículos también han sido publicados en periódicos presentando de forma distorsionada los hechos, insinuando mi participación en actos de biopiratería, en vez de rescatar los realizados por mí y otros investigadores para tratar las enfermedades y proteger los derechos de los Karitiana. He respondido a todos los artículos de los cuales tengo conocimiento, pero los errores groseros sobre mi persona continúan siendo publicados.

Pese a que mi nombre y dirección eran fácilmente accesibles en diversos sitios de Internet, como en el banco de currículums Lattes do CNPq o en la web de la Universidade Federal do Rio de Janeiro, y en otras formas diversas que, ciertamente, serían de fácil acceso para cualquier órgano federal o ciudadano interesado, e inclusive, en la Acción Civil en marcha en Rondonia, que ya fue integralmente contestada por mi abogado, no fuí requerido para prestar cualquier aclaración sobre el absurdo involucramiento de mi nombre en el caso arriba citado. Durante este tiempo, he tomado siembre la iniciativa de contactar con todos los órganos públicos interesados, enviar documentos y ponerme a disposición para ayudar a esclarecer los hechos.

La biopiratería es una cuestión a investigar seriamente por las autoridades brasileñas, por la comunidad científica y por la prensa. El uso comercial de productos biológicos sin que sus donantes sean beneficiarios es absolutamente inmoral, antiético y debe ser repudiado por toda la sociedad. Como ciudadano brasileño, como profesional de la salud y como investigador, es mi deber proteger a las personas con las cuales trabajo y resguardar sus intereses. Esta ha sido mi postura durante más de una década de trabajo entre los grupos rurales de la Amazonía. Estoy a la disposición de periodistas y de todas las autoridades para prestar cualquier aclaración sobre la lamentable inclusión de mi nombre en esta extravagante situación, en la cual soy acusado de barbaridades sólamente por atender el llamado de emergencia de una tribu necesitada y cumplir los preceptos del Código Brasileiro de Ética Médica (Artículos 57 y 58). Es una lástima que para algunos periodista el sensacionalismo continúe teniendo mayor valor que los hechos.

Prof. Dr. Hilton Pereira da Silva, Departamento de Antropologia, Museu Nacional/UFRJ

 
 

UN PRODUCTO ECOLÓGICO PERMITE QUE PLANTAS Y ÁRBOLES SE MANTENGAN EN PERFECTO ESTADO DURANTE 30 DÍAS SIN RIEGO NI ABONO

 

Barcelona, 16/6/2005 (Ecoestrategia).- Happy Plants es un nuevo producto ecológico para el cuidado y conservación de plantas y árboles, que permite mantenerlos en perfecto estado durante 30 días sin necesidad de regarlos ni abonarlos.

Desarrollado por investigadores de la empresa catalana Laboratorios Diet Esthetic, Happy Plants es una gelatina cien por cien natural compuesta por un 96,15% de agua y nutrientes que, al contacto con la actividad microbiológica natural de la tierra, se convierte gradualmente en líquido. De esta forma el agua y los nutrientes son absorbidos por las raíces de las plantas a medida que lo necesitan y no hay exceso de agua.

Las plantas y árboles tienen asegurado agua y nutrientes por un periodo de hasta 30 días, independientemente de la temperatura o humedad y puede usarse como sistema habitual de riego o como sistema de riego adicional o alternativo con el consiguiente ahorro de agua.

El producto, que antes de llegar al público fue testado y certificado por empresas independientes, se probó en plantas de interior y exterior. En las pruebas de efectividad realizadas en pleno verano por Laboratorios Anadiag, con temperaturas que rondaban los cuarenta grados, se comprobó que las plantas sobrevivían, sin riego, entre 28 y 35 días cuando se les aplicaba la gelatina.

El producto está compuesto en un 96,15 por ciento por agua y nutrientes en forma gelatinosa de lenta liberación. Gracias a ello es completamente ecológico y respetuoso con el entorno medioambiental: Concebido para que sus nutrientes gelatinosos se conviertan gradualmente en líquido al entrar en contacto con la tierra. Sin componentes contaminantes. Es Biodegradable por lo que su fórmula permite al producto que vuelva a integrarse en la naturaleza.

Happy Plants, que al principio sólo se encontraba en los viveros, ahora ya ha llegado a los hipermercados. Internacionalmente se exporta con gran éxito a Australia, Hong Kong, Reino Unido y Estados Unidos, entre otros países.

El producto ha recibido distintos premios internacionales, incluyendo el Galardón al Mejor producto Non-Food en la edición de la PLMA "Private Label Manufacters Association" de Amsterdam (seleccionado entre los más de 2.600 stands de la feria), así como el Premio al Mejor Producto de Jardinería de la GLEE de Birmingham, la principal feria mundial de jardinería (seleccionado entre más de 1.600 empresas procedentes de 50 países).

Entre los motivos por los que se le otorgaron los premios figuran: ser un producto muy innovador, respetar el entorno medioambiental, ser fácil y cómodo de usar y no representar ningún riesgo para el usuario.

 
 

LOS EDIFICIOS PÚBLICOS DEBERÁN UTILIZAR ENERGÍA SOLAR EN LA CIUDAD DE MÉXICO

 

Ciudad De México, 16/6/2005 (Ecoestrategia).- Debido a que México es uno de los países con mayor potencial de energía solar en el mundo, recurrir a esta fuente para las actividades cotidianas es una forma de detener el cambio climático. La herramienta disponible con la que se plantea hacer este cambio es el calentador solar de agua, señalaron Greenpeace y la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES).

Cabe señalar que en breve el gobierno del Distrito Federal aprobará la entrada en vigor de una norma voluntaria de calentadores solares (PROY-NADF-008-AMBT-2005), que establece cómo aprovechar la energía solar en el calentamiento de agua en edificios y deportivos públicos.

Estos instrumentos utilizan la energía del sol para el calentamiento del agua sin usar ningún tipo de combustible. Con esta tecnología se puede proporcionar entre 60 y 80 por ciento del agua caliente (temperatura promedio de 60°C) que se utiliza en una casa, para el aseo personal y otras actividades, lo que significaría una ahorro en el mediano plazo para una familia.

"El promedio diario de energía solar que llega a México es de 5.5 kWh por metro cuadrado, uno de los mejores en el mundo, al lado de Centro y Sudamérica, África, India, China y Australia. En un año, la Tierra recibe del sol la energía que producen 60 millones de toneladas de petróleo. Si logramos convertir sólo 1% de esta energía en electricidad, estaremos produciendo el equivalente a la electricidad usada en México en 1996", declaró David Morillón, presidente de la ANES.

"Esta tecnología ya existe en México pero no ha tenido la difusión necesaria para llegar a los hogares mexicanos y generar los beneficios ambientales y económicos que conlleva. El uso de calentadores solares es común en Alemania, Israel, Grecia, España, Portugal, Japón y Estados Unidos, países con una ubicación con respecto al sol menos favorable que la de México. Por ejemplo, en Austria por cada mil habitantes existen 240 metros cuadrados de calentadores solares, en tanto que en México la cifra corresponde a 0.33 metros cuadrados por cada mil habitantes", declaró Arturo Moreno, coordinador de la campaña de energía y cambio climático de Greenpeace.

Si en México, 2.5 millones de personas usarán calentadores solares (lo que equivaldría a cinco millones de metros cuadrados de celdas solares), se evitaría el consumo de 15 millones de toneladas de gas, y se evitaría lanzar a la atmósfera casi 30 millones de toneladas de C02 (dióxido de carbono), principal gas de efecto invernadero causante del cambio climático.

"Esta norma es un primer paso para que el país se desarrolle de manera sustentable y para reducir la dependencia de combustibles fósiles y detener el cambio climático. Además la mejor manera de mejorar la calidad del aire en las ciudades es usar las energías renovables, limpias y seguras. Necesitamos energías limpias ahora, y que la gente tenga acceso a ellas", finalizó Moreno.

 
 

ALIMENTOS ECOLÓGICOS EN LOS JUEGOS MEDITERRÁNEOS ALMERÍA 2005

 

Sevilla, 16/6/2005 (Ecoestrategia).- Desde el Estadio del Mediterráneo, sede del Comité Organizador de los Juegos Mediterráneos Almería 2005 (COJMA), se ha presentado el proyecto llevado a cabo por la Asociación CAAE para introducir alimentos ecológicos en la alimentación de los atletas durante el evento deportivo.

De este modo, los participantes podrán elegir, dentro de la oferta existente, su menú elaborado con productos procedentes de la Agricultura y Ganadería Ecológica Andaluza. Cabe destacar que esta es una iniciativa sin precedentes en España.

El acto ha estado presidido por Juan Megino, Presidente del COJMA; Francisco Casero, Presidente de la Asociación CAAE; Salvador Malpartida, Director General de TRAGSA Andalucía (Patrocinador Oficial de los Juegos Mediterráneos) y Joaquín Agulla, Alcalde de la Villa Mediterránea.

La Asociación CAAE, primera entidad certificadora a nivel nacional en producción, elaboración y comercialización de productos ecológicos, tiene registrada una superficie de 352.725 hectáreas, casi 4.600 productores y más de 300 empresas elaboradoras. Cifras que siguen mostrando un continuo desarrollo en Andalucía. Desde comienzos de 2005, la superficie inscrita ha experimentado un crecimiento de 36.696 hectáreas, el mayor aumento dentro de la Unión Europea.

La organización lleva a cabo este tipo de promociones en su afán por fomentar el consumo interno de los productos ecológicos andaluces. Para ello, gestiona su introducción en los eventos más relevantes del panorama actual de nuestra tierra. Además, consigue que grupos de consumidores, como los atletas, ingieran productos de calidad y con la seguridad de haber sido cultivados sin agentes químicos.