RESUMEN IBEROAMERICANO

 
 
 
 
 
 
 
SEMANAS ANTERIORES
 
   
 

SE REACTIVA EL CONSEJO COLOMBIANO DE DESARROLLO SUSTENTABLE

 

Bogotá, 4/5/2006, (Prensa Verde).- La semana anterior, a instancias de la ministra del Ambiente, Ana Albán Mora, se realizó una sesión del Consejo de Desarrollo Sustentable (CDS), un organismo asesor adscrito a la Presidencia de la República que se encontraba inactivo desde 2003.

A la cita asistieron los miembros que conforman el CDS, entre ellos el delegado del Presidente de la República, Alejandro Dávalos, quien lo preside; la ministra del Ambiente, el ministro de Economía y Finanzas, el delegado de la Secretaría Nacional de Planificación de la Presidencia de la República (SENPLADES), el representante de las Cámaras de la Sierra, y el Director del Comité Ecuatoriano de Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente (CEDENMA), Manolo Morales.

El organismo realizó la revisión y primera discusión del Estatuto orgánico Funcional del CDS, a la vez que se hizo la presentación ejecutiva del estado de situación de las Políticas Básicas Ambientales y Políticas de Producción Limpia, las Directrices para el Sistema Nacional Descentralizado de Gestión Ambiental, el Proyecto de Reglamento a la Ley de Gestión Ambiental, y Reglamento sobre Participación Ciudadana y Consulta Previa.

El titular de Economía y Finanzas, Diego Borja, señaló que "es hora de que al tema ambiental se le de la importancia que tiene. Desde esta cartera de Estado los asuntos ambiéntales recibirán el apoyo necesario para desarrollar los temas que se han planteado en la agenda para la reactivación de este organismo".


 

POBLADORES INTENTAN FRENAR PROYECTOS HIDROELÉCTRICOS EN VARIOS PAÍSES DE AMÉRICA LATINA: DESDE EL RÍO PAPAGAYO EN MÉXICO AL RÍO BAKER EN LA PATAGONIA

 


Ciudad de México, 4/5/2006, (IPS-Tierramerica).- Un muro de objeciones se levanta en América Latina contra la construcción de centrales hidroeléctricas. En Guatemala activistas y pobladores acaban de frenar un millonario proyecto, mientras en Brasil, El Salvador, Chile, Honduras y México la mecha del conflicto está prendida.

En la región hay más de mil grandes represas de 15 metros de altura o más, que generan 10 por ciento de la electricidad consumida en el área. Los gobiernos, apoyados por transnacionales, proyectan construir otras para así depender menos del oneroso petróleo, por ahora su principal insumo energético.

El debate sobre la hidroenergía es intenso. Aunque es valorada como una fuente renovable y limpia que permite regular el uso del agua, también es denostada por sus graves impactos sociales y ambientales, derivados del obligado desplazamiento poblacional y las inundaciones que genera.

En Guatemala, una consulta popular logró paralizar este mes la construcción de tres hidroeléctricas, impulsada por el gobierno y firmas locales e italianas y canadienses a un costo estimado de 100 millones de dólares, en la comunidad de Río Hondo, ubicada en una reserva natural al oriente del país.

La Corte Constitucional de Guatemala validó el 4 de abril los resultados del referéndum, por el cual los pobladores rechazaron el proyecto aduciendo que inundaría seis mil hectáreas y perjudicaría económicamente a 20 mil personas. Tras la resolución judicial, las empresas están obligadas a reformular su proyecto con nuevos estudios de impacto ambiental y socioeconómico, y someterlo a otra consulta popular.

"El fallo de la Corte devuelve a la ciudadanía la fe en las instituciones y demuestra que aún hay gente decente en este país", dijo a Tierramérica Magali Rey, directora del grupo ambientalista Madre Selva.

En México, el gobierno del presidente Vicente Fox intenta sin éxito desde hace dos años concretar el proyecto La Parota, una gigantesca represa de 850 millones de dólares en el estado sureño de Guerrero, que desplazaría a unas 25 mil personas, según campesinos pobres de la zona que mantienen bloqueados los accesos a sus comunidades para evitar el avance de la obra.

El no gubernamental Tribunal Latinoamericano del Agua resolvió en marzo que el proyecto mexicano sobre el caudaloso Río Papagayo, "debe suspenderse, ya que no demuestra los beneficios a la población local ni su contribución al desarrollo regional ni a la protección del medio ambiente y los recursos naturales".

El fallo, que no es vinculante, señaló que autoridades mexicanas, en su afán por llevar a cabo la central, han incurrido en actos deliberados dirigidos dividir a las comunidades campesinas.

Brasil, uno de los países con mayor cantidad de represas en el mundo, alrededor de 600, tampoco está libre de conflictos. Ambientalistas y activistas cuestionan la intención del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva de poner en operación dos centrales hidroeléctricas en el río Madeira, uno de los principales afluyentes del Amazonas.

Lula afirma que sus planes consideran de forma estricta los problemas ambientales y sociales. Pero unas cien organizaciones no gubernamentales, aglutinadas en el movimiento Río Madeira Vivo, lo desmienten y prometen dar batalla.

"Creemos que las dos centrales no se van a construir, (pues) no se ha comprobado su viabilidad económica", comentó a Tierramérica Glenn Switkes, director para América Latina de la Red Internacional de Ríos, con sede en California, Estados Unidos.

Además, el embalse de las hidroeléctricas afectará "un área de alta biodiversidad, con 600 especies de peces y más de 700 de aves, y el impacto para los pescadores sería enorme porque los bagres, especie de más valor comercial, migran por cuatro mil kilómetros desde el río Amazonas al Madeira para reproducirse y las represas impedirían ese ciclo", según Switkes.

Hasta los años 70, la construcción de represas no representó mayores problemas, pero ahora, incluso el Banco Mundial, uno de los principales financistas de la hidroenergía, reconoce que la calidad de vida de la mayoría de los desplazados no mejora con su reubicación. Se calcula que unas cuatro millones de personas al año en el mundo deben dejar sus tierras a causa de las represas.

En América Latina la ola de oposición a las hidroeléctricas no es nueva, pero ahora hay algo más de virulencia en los conflictos y los potenciales perjudicados advierten, como sucede en el proyecto de la Parota en México, que están dispuestos a morir con tal de evitar que inunden sus tierras y ser desplazados.

 

EN VENEZUELA SE GESTIONAN MÁS CRÉDITOS DE CARBONO

 

Caracas, 4/5/2006, (IPS).- La Corporación Andina de Fomento (CAF), brazo financiero de la Comunidad Andina de Naciones, cerró un acuerdo con la empresa brasileña Jalles Machado, que produce alcohol a partir de la caña de azúcar, para comprar 110 mil toneladas de créditos de carbono.

"En 2002 se estableció un acuerdo y un fondo entre el gobierno holandés y la CAF para comprar reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero, como prevé el Protocolo de Kyoto, que compromete a los países industrializados a reducir estas emisiones o comprar reducciones en países del Sur", recordó a Tierramérica Jorge Barrigh, del programa de carbono de la CAF.

La cogeneración de energía en Jalles Machado produce bonos de carbono, al reducir el uso de combustibles fósiles en unidades termoeléctricas. El monto de la operación no fue precisado, por ser una cláusula confidencial del contrato.

 

EN CUBA FABRICAN COMBUSTIBLE A PARTIR DEL JUGO DE CAÑA

 

La Habana, 4/5/2006, (IPS).- Cuba comenzó a elaborar alcohol a partir del jugo de la caña de azúcar, lo que supone toda una novedad en el país, que hasta ahora prioriza la producción del dulce elemento y deja las mieles finales para fabricar alcohol como un subproducto.

Con ese objetivo, la empresa Heriberto Duquesne, de la central provincia de Villa Clara, debió realizar adaptaciones técnicas en los equipos del ingenio y la destilería, probados con éxito en fase experimental.

Especialistas consideraron muy acertada esa diversificación. "El alcohol es el combustible del futuro, teniendo en cuenta los altos precios del petróleo, que además está en vías de agotarse", dijo a Tierramérica el economista Armando Nova.

Usado solo o mezclado con gasolina, ese derivado de la caña de azúcar es menos costoso y contaminante que otros carburantes.

 

EN BRASIL PROTEGEN NOMBRES DE FAUNA Y FLORA

 

Brasilia, 4/5/2006, (IPS).- En los próximos días Brasil enviará a las oficinas extranjeras de marcas y patentes una lista de nombres tradicionales de su fauna y flora para impedir que sean registrados como marcas comerciales.

La iniciativa busca evitar la repetición del caso cupuaçú (Theobroma grandiflorum), una fruta amazónica que la empresa nipona Ashai Foods convirtió en una marca que fue anulada en 2004. Un estudio apuntó otros 84 nombres típicos de Brasil registrados en otros países.

Es "un paso importante", pero combatir la biopiratería exige medidas más amplias, dijo a Tierramérica Eugenio Pantoja, coordinador de campañas antipiratería de la organización Amazonlink, que encabezó la acción del cupuaçú y capacita a indígenas amazónicos contra la biopiratería.

El Grupo Interministerial de Propiedad Intelectual ya aprobó dos mil 954 nombres como açaí (Euterpe oleracea), andiroba (Carapa guianensis Aubl) y umbú (Spondia tuberosa).

 

PERÚ Y FINLANDIA SUSCRIBEN CONVENIOS DE DEUDA POR DESARROLLO Y COOPERACIÓN EN MEDIO AMBIENTE

 

Lima, 4/5/2006, (Agencias).- El Canciller Oscar Maúrtua de Romaña y la Ministra de Comercio Exterior y
Desarrollo de Finlandia, Paula Lehtomäki, quienes realizaron una Visita Oficial a perú, sostuvieron una fructífera reunión de trabajo y suscribieron el Acuerdo de Cooperación para Gestión de Bosques Comunales.

Asimismo, el Ministro de Economía, Fernando Zavala; y la Ministra Lehtomäki suscribieron la Enmienda al Acuerdo sobre Conversión de Créditos Concesionales (Canje de Deuda por Desarrollo), a través del cual se destinarán 4,2 millones de dólares para proyectos de conservación de la diversidad biológica.

Tras la suscripción de acuerdos, el Canciller Maúrtua le impuso la condecoración "El Sol del Perú" en el grado de Gran Cruz, en reconocimiento al impulso y enriquecimiento de la perspectiva de nuestra relación bilateral.

El Canciller destacó que los instrumentos suscritos son la expresión de una renovada estrategia de cooperación finlandesa que se condice plenamente con los objetivos centrales de nuestro país, dirigidos hacia la lucha frontal contra la pobreza, la promoción del desarrollo y el uso sostenible de la biodiversidad.

 

ORGANIZACIONES MEXICANAS PIDEN DETENER TALA ILEGAL EN EL BOSQUE DE AGUA

 

Ciudad de México, 4/5/2006, (Ecoestrategia).- Representantes de la comunidad indígena tlahuica de San Juan Atzingo y Greenpeace denunciaron que bandas de talamontes están acabando con los bosques de esa comunidad y exigieron a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) actuar de manera urgente para detener esta situación.

Los bosques de San Juan Atzingo (10,800 hectáreas) forman parte del Gran Bosque de Agua y la zona que está siendo talada forma parte del Parque Nacional Lagunas de Zempoala (4,790 hectáreas). Desde 1998 grupos de taladores han deforestado completamente al menos 250 hectáreas y han degradado muchas más dentro de esta área natural protegida. A pesar de que desde ese año la comunidad ha denunciado esta situación ante diferentes autoridades federales y estatales, la respuesta ha sido nula. De hecho, el Parque Nacional Lagunas de Zempoala es considerado una de las 15 zonas del país en las que se presenta 60 por ciento de la tala clandestina.

"Cada día y a toda hora se escuchan las motosierras en nuestros bosques y se puede ver a los camiones cargados de madera con rumbo a la Ciudad de México o Cuernavaca sin que nadie los detenga. Parajes como El Jaral y El Llano de la Piedra ya han sido deforestados casi por completo y otros como La Cachucha, Puestos viejos y Quila están siendo deforestados en estos momentos por los talamontes. Por eso, una vez más exigimos a las autoridades que actúen ya para detener la destrucción de nuestros bosques, que detengan la destrucción del territorio de nuestra comunidad", declaró un representante de la comunidad indígena tlahuica de San Juan Atzingo.

"Los bosques de San Juan Atzingo están siendo devastados impunemente, a pesar de encontrarse protegidos por ser parte del Parque Nacional Lagunas de Zempoala. Sin embargo, la falta de acción de las autoridades hace posible que bandas de talamontes operen a plena luz de día durante todo el año, sin necesidad de esconderse, destruyendo uno de los bosques más importantes del mundo: el Gran Bosque de Agua", explicó Héctor Magallón, coordinador de la campaña de bosques y selvas de Greenpeace en México.

La deforestación causada por la tala inmoderada afecta la capacidad de estos bosques para recargar los acuíferos de la zona, incrementa la erosión del suelo y pone en riesgo la riqueza biológica que albergan. Por ejemplo, las lagunas de Quila y de Hueyapan se encuentran completamente secas, al igual que otras 3 de las 7 lagunas de Zempoala (sólo 2 permanecen con agua), por la sobreexplotación del agua y la destrucción de los bosques de la zona. Debido a la desaparición de su hábitat, especies como el ajolote de Zempoala se encuentran en grave riesgo de extinción.

Por estos hechos, Greenpeace y la comunidad de San Juan Atzingo presentaron una denuncia popular ante la Profepa en la que le exigen: Actuar de manera inmediata para detener la tala clandestina en la zona y llevar a cabo operativos permanentes de inspección y vigilancia; Llevar a cabo inspecciones permanentes forestales en los predios ubicados dentro y fuera de esta área natural protegida, aserraderos, talleres de carpintería y vehículos que transporten madera aserrada o en rollo, sus productos y subproductos, para acreditar su legal procedencia; Asignar presupuesto suficiente para que estos operativos se lleven a cabo a través de personal capacitado y con equipo suficiente; e Investigar los hechos denunciados para deslindar responsabilidades.

El Gran Bosque de Agua alberga dos por ciento de la biodiversidad del mundo, brinda tres cuartas partes del agua que se consume en la Ciudad de México y abastece de este líquido a los ríos Lerma y Balsas. Sin embargo, la tala ilegal y el crecimiento urbano, entre otras actividades, están ocasionando que este bosque desaparezca a un ritmo de 9 campos de fútbol por día. De acuerdo con el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México, cada año se pierden 2,400 hectáreas de este bosque, lo que puede llevar a su total desaparición en los próximos 50 años.

Mayor información en la Web: www.greenpeace.org.mx