PAPELES DE AGUA
 
¿LLEGARÁ A SER EL AGUA MÁS VALIOSA QUE EL PETRÓLEO?
 
ARTÍCULOS DE INTERÉS 2004-2005
 
ARTÍCULOS DE INTERÉS 2006-2009
 
 
LINKS DE INTERÉS
 
   

Según el Informe Mundial sobre los Recursos Hídricos 2016
LA MITAD DE LOS TRABAJOS DEL PLANETA DEPENDEN DEL AGUA


Naciones Unidas, 6/5/2016, (Ecoestrategia).- El último Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo, presentado bajo el título de “Agua y empleo”, revela que la mitad de los 1.500 millones de trabajadores del planeta están empleados en ocho de los sectores más dependientes del agua. Asimismo se calcula que tres de cada cuatro empleos en el mundo dependen en mayor o menor medida del agua.

La edición 2016 de este informe de la ONU advierte también que la escasez de agua potable y los problemas de acceso a ella y al saneamiento pueden por lo tanto limitar el crecimiento económico y la creación de empleo en los próximos decenios.

“El agua y el empleo están intrínsecamente relacionados a varios niveles, económico, ambiental o social. Esta edición del Informe Mundial del Agua abre perspectivas nuevas, puesto que muestra la relación que existe entre agua y empleo de una manera inédita”, declaró Irina Bokova, directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Por su parte, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y presidente de ONU-Agua, Guy Ryde, señaló que “este análisis pone de relieve que el agua es empleo: para garantizar una gestión segura de este recurso se precisan trabajadores y, al mismo tiempo, el agua genera actividad y mejora las condiciones laborales”.

“Si queremos que la Agenda 2030 tenga éxito y construir juntos un futuro sostenible, debemos lograr que el empleo en el sector del agua sea decente y que el agua, de la que todos dependemos, sea un recurso seguro”, añadió Ryde.

Desde su extracción hasta su retorno a la naturaleza, pasando por su uso, el agua es un factor clave en la creación de empleo y en la transición hacia una economía verde.

“Evaluar la relación entre el agua, el crecimiento económico y el empleo es un desafío”, reconocen los autores del Informe, que subrayan la falta de datos al respecto, en particular para evaluar hasta qué grado dependen del agua diferentes tipos de empleos. Con todo, diversos estudios muestran una correlación positiva entre la inversión en el sector del agua y el crecimiento económico.

En Estados Unidos, por ejemplo, se calcula que cada millón de dólares (unos 874.000 euros) invertido en infraestructuras tradicionales de abastecimiento de agua y saneamiento genera entre 10 y 20 puestos de trabajo. Además, la oficina de análisis económico del Departamento de Comercio estadounidense indica que cada empleo creado en el sector del agua y el tratamiento de aguas servidas crea 3,68 empleos indirectos en la economía nacional.

Otro estudio realizado en América Latina apunta que invertir 1.000 millones de dólares (874 mil millones de euros) en el desarrollo del abastecimiento de agua y el saneamiento se traduciría en la creación de 100.000 empleos.

La amenaza de la escasez

La ya creciente demanda de agua dulce aumenta cada vez más debido al cambio climático. El índice de extracción de aguas subterráneas ha aumentado un 1% anual desde los años 80. La población mundial aumentará en un 33% entre 2011 y 2050, pasando de 7.000 a 9.000 millones de personas y la demanda de alimentos aumentará en un 70% en el mismo periodo.

Además, el quinto informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (GIEC) calcula que, por cada grado de aumento de temperatura, un 7% de la población mundial tendrá que hacer frente a un descenso del 20% en los recursos renovables de agua.

Esta escasez anunciada hará necesario explotar fuentes de agua no convencionales, como agua de lluvia o aguas residuales recicladas o agua procedente de la escorrentía urbana. El uso de estas fuentes alternativas de agua podría generar empleos nuevos relacionados con la investigación y el desarrollo tecnológico. También podrían surgir nuevas oportunidades laborales en ámbitos como la previsión, la evaluación de riesgos o la interpretación de la imaginería satelital.

En total, casi un 1% de la mano de obra de los países desarrollados y en desarrollo trabaja actualmente en el sector del agua, que incluye la gestión de este recurso, la construcción y mantenimiento de sus infraestructuras, el abastecimiento y el saneamiento.

Sin duda alguna, la transición hacia una economía más verde, en la cual el agua desempeña un papel central, también tendría como consecuencia la creación de empleo. Según la Agencia Internacional de Energía Renovable, en 2014 había 7,7 millones de personas empleadas en el sector de las renovables en el mundo.

Más información en: http://unesdoc.unesco.org/images/0024/002441/244103s.pdf